DE REFRITOS Y SILICONAS

DE REFRITOS Y SILICONAS

Alvaro Uribe es objetivo militar prioritario de la guerrilla. Sin embargo, rompe sus estrictas medidas de seguridad en ocasiones para acercarse al pueblo. Lo hace, dicen, no por show ni por irresponsable ni por electoralismo barato, sino porque no puede alejarse de la gente a la que gobierna.

16 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Alvaro Uribe es objetivo militar prioritario de la guerrilla. Sin embargo, rompe sus estrictas medidas de seguridad en ocasiones para "acercarse" al pueblo. Lo hace, dicen, no por show ni por irresponsable ni por electoralismo barato, sino porque no puede alejarse de la gente a la que gobierna.

Nosotros, los periodistas, sin embargo, según afirman algunos gobernantes y militares, si salimos a las carreteras o nos entrevistamos con subversivos y autodefensas es por puro pantallazo, por imprudentes y, en el peor de los casos, por cómplices, porque qué es si no la apología al terrorismo que una ministra insinuó que hacemos?.

El Alto Comisionado y sus delegados se pueden reunir con dirigentes paramilitares o guerrilleros y es lógico que conozcan su paradero y que no se lo cuenten al general Mora. En nuestro caso, es sospechoso que hagamos lo mismo porque, cómo así que un periodista llega hasta un jefe fariano y no lo delata?.

Dicen que también hemos conocido algunos actos terroristas de antemano, sugiriendo, supongo, que por una chiva o por connivencia estamos en la jugada. Llevo cinco años en este país, y excepto un caso en donde la guerrilla citó a unos periodistas para que presenciaran el asalto a una población, no se ha producido lo que dicen. Si el Gobierno tiene pruebas, que las presente y denuncie. Y si no, que mande a Fernando Londoño a rectificar, que así coge más práctica porque la va a necesitar.

Lo lógico, para ellos, supongo, sería que cubriéramos el conflicto armado desde una oficina en Bogotá, tragando entero las mentiras de los comunicados oficiales y de las páginas de Internet de los grupos al margen de la ley. Eso, imagino que pensarán, sería periodismo del bueno y periodistas responsables y juiciosos.

Añadiría yo que también nos abstengamos de señalar políticos corruptos o narcos, empeño que ha costado más vidas a la prensa que la propia guerra.

Por que no mejor convertir el periodismo colombiano en una gran farándula emitida desde Miami o Las Vegas, en donde solo interrumpamos las sesiones de concursos, muslos y bustos para dar boletines oficiales o entrevistar ministros agradecidos?.

Así sustituimos la Colombia oficial por la real y no despertamos a nadie del sueño.

Mientras eso sucede y me capacito sobre siliconas y refritos, el otro día se me ocurrió la imprudencia de ir a zona paramilitar y cometer, además, el delito de apología de terrorismo. Lo hice porque quería ( osadía?, afán protagonista?; no sé si connivencia también entra en la lista) conocer de primera mano la posición de Castaño sobre la negociación.

Encontré a un hombre volcado en buscarle una salida política a su guerra. Aún sólo hay conversaciones para que el Alto Comisionado conozca el sancocho que son las Auc y estas vayan cogiendo confianza a sus interlocutores.

El obstáculo mayor no es la división interna, porque los principales bloques están en el proceso y algunos de los que quedan por fuera, Julián Bolívar o el mismo Doble cero , entrarán en cuanto el panorama se aclare y resuelvan algunas diferencias de fondo, y el Alemán es un delfín de Castaño.

La dificultad estriba en varias facetas de las que destaco solo algunas, porque referirme a las ansias de control de las autoridades me dejó sin espacio: el crecimiento acelerado de las Auc ha ido de la mano, en algunos casos, de una alianza diabólica con los capos y ese cordón umbilical puede ser imposible de cortar; la propia conformación de las Auc hace que sean grupos autónomos, que responden a un comandante o a un patrón local que es quien les paga y les ordena, y cada cual tiene su propia agenda y su particular visión del proceso de paz. Costará que se pongan de acuerdo para que lleven una sola lista de peticiones y ofertas y que estas obedezcan a intereses generales y no a particulares. Continuará.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.