REFERENDO, EN LA MIRA

REFERENDO, EN LA MIRA

El Referendo, la principal bandera política del Gobierno, tendrá una campaña sin candidatos de carne y hueso, pero todo parece indicar que no estará exento de las presiones y amenazas que ejercen los grupos al margen de la ley sobre los electores.

18 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

El Referendo, la principal bandera política del Gobierno, tendrá una campaña sin candidatos de carne y hueso, pero todo parece indicar que no estará exento de las presiones y amenazas que ejercen los grupos al margen de la ley sobre los electores.

Congresistas liberales y del Polo Democrático denunciaron que en algunas regiones del país tanto las Farc como los grupos de autodefensa iniciaron una estrategia de presión para que las comunidades se abstengan o participen en esta consulta, según sus conveniencias.

El senador liberal Edgar Artunduaga dijo a este diario que tengo conocimiento de que en el sur del Huila la guerrilla está invitando a no votar el Referendo. En esa zona, las Farc ejercen una presión casi total sobre los campesinos. Igual solicitud, pero al contrario, están haciendo los paras .

El pasado 28 de enero, durante la primera reunión del Frente Común por el Referendo, el senador liberal Aurelio Iragorri hizo la primera denuncia sobre las amenazas de la guerrilla en varias zonas del país contra quienes estén pensando en participar en esta consulta.

A estos hechos se suma un documento del Bloque Central Bolívar, que circuló hace unas semanas en Internet, en el que se defiende los alcances del Referendo y se critica a los congresistas Piedad Córdoba, Wilson Borja y Gustavo Petro, reconocidos por ser abstencionistas.

En el Referendo hay una pregunta que toca directamente a los paramilitares y por eso la insistencia de ellos. Es el parágrafo de la pregunta seis , dice el representante Gustavo Petro.

Dicho parágrafo establece que el Presidente pueda establecer cupos en el Congreso y en otras corporaciones públicas para los integrantes de grupos armados al margen de la ley, que se encuentren vinculados debidamente a un proceso de paz .

Ante la posibilidad de que el Referendo se convierta en un objetivo militar de los violentos, algunos congresistas sugieren que lo mejor para el Gobierno sería retirar esta consulta y apostarle a la reforma política que se tramita en el Congreso.

Retirar la consulta?.

No tengo la certeza de que jurídicamente esté contemplada esa posibilidad, pero sí estoy convencido de que los argumentos de orden público y de la defensa nacional pueden erigirse como posibilidades para que el Presidente se desmonte del Referendo , sostiene Artunduaga.

Pero los senadores uribistas consideran que retirar el Referendo sería un error. No se puede retirar porque el Referendo ha dejado de ser una discusión económica y política, para convertirse en un acto político de apoyo al Presidente. Permitir que se retire es tener una derrota frente a la guerrilla , afirma el senador Luis Guillermo Vélez.

No hay forma legal de hacerlo. Esa es una idea de los opositores del Referendo que no encuentran forma de que no se haga. La presión es la misma que hemos vivido en otras elecciones que han sido exitosas , añade el senador Rafael Pardo.

EL TIEMPO trató de contactar al ministro del Interior, Fernando Londoño, pero no fue posible localizarlo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.