DIPLOMÁTICO POR EXCESO O DEFECTO

DIPLOMÁTICO POR EXCESO O DEFECTO

Se le acusa de no haber excomulgado a los nazis, de no denunciar públicamente las leyes antisemitas ni la persecución de los judíos, así como de volver el rostro ante los horrores del nazismo. Por eso, la memoria del papa Pío XII carga con un lastre que en pleno proceso de beatificación le pone una estela de duda a su memoria.

18 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Se le acusa de no haber excomulgado a los nazis, de no denunciar públicamente las leyes antisemitas ni la persecución de los judíos, así como de volver el rostro ante los horrores del nazismo. Por eso, la memoria del papa Pío XII carga con un lastre que en pleno proceso de beatificación le pone una estela de duda a su memoria.

El Vaticano, empeñado en limpiar su nombre, el sábado pasado abrió los archivos que muestran la labor de Eugenio Pacelli (su nombre de pila) entre 1922 y 1939, cuando era embajador de la Santa Sede en Berlín y luego secretario de Estado Vaticano, antes de asumir el papado.

Para el historiador David Dalin, investigador del tema, la documentación demostrará que Pío XII habló en voz alta contra Hitler y era un opositor del nazismo. Además, durante la ocupación alemana de Roma, dio instrucción al clero para que salvara todas las vidas posibles y mientras el 80 por ciento de los judíos europeos murieron en aquellos años, el 80 por ciento de los judíos italianos fueron salvados , dijo en una conferencia realizada en España el año pasado.

Pero hay otras opiniones. Pruebas que muestran que Pío XII fue el líder mejor informado sobre lo que pasaba en Europa en ese momento y no hizo nada , argumenta el rabino Marvin Hier, del Centro Simon Wiesenthal. Ni una sola vez levantó la voz para protestar por las deportaciones y los asesinatos de judíos , agregó.

No los excomulgó.

Pero el padre Pierre Blet, francés, autor del libro Pío XII y la Segunda Guerra Mundial: según los Archivos del Vaticano, afirma que no habló más enérgicamente contra Hitler por temor a que los católicos que vivían en los territorios ocupados sufrieran represalias. Era un diplomático, no un profeta .

Los acusadores del pontífice fallecido en 1968 afirman que el haber firmado un Concordato con la Alemania nazi implicó la aceptación del régimen, lo que para el padre Blet es un absurdo. Rechazarlo habría significado abandonar a los católicos en las manos del nuevo poder .

Adicionalmente, el supuesto silencio de Pío XII tal parece que no existió. Según documentos del Vaticano, en 1943 el pontífice habló en contra de los nazis. La primera vez, el 2 de junio, en una exhortación consistorial, en la que trató de defender a la gente que es mandada a la muerte en las cámaras de gas. Y la segunda, en su sermón del 25 de diciembre.

Un buen número de judíos argumenta que Pío XII y los 155 conventos y monasterios de Roma ofrecieron refugio a sus iguales, salvando más vidas que Oscar Schindler.

Los funcionarios del Vaticano creen que la apertura de los archivos sepultará la idea de que Pío XII era un proalemán

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.