DESPIERTOS, NO PARANOICOS

DESPIERTOS, NO PARANOICOS

Un mapa de riesgos que manejan las autoridades del Distrito revela que el centro de Bogotá, comprendido entre las calles 6a y 26 y entre las avenidas Circunvalar y Caracas, es el lugar más vulnerable a la hora de un atentado terrorista. (VER MAPA: ACCIONES TERRORISTAS POR ZONAS)

18 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Un mapa de riesgos que manejan las autoridades del Distrito revela que el centro de Bogotá, comprendido entre las calles 6a y 26 y entre las avenidas Circunvalar y Caracas, es el lugar más vulnerable a la hora de un atentado terrorista.

(VER MAPA: ACCIONES TERRORISTAS POR ZONAS).

Por eso las medidas no se han hecho esperar. Dobles anillos de seguridad en edificaciones públicas, requisas exhaustivas a la hora de ingresar a un establecimiento público y prohibición de parqueos, hacen parte de la estrategia de seguridad.

Según ese mapa, conocido por EL TIEMPO, la localización de la sede política y administrativa del gobierno, con organismos como el Congreso, el Palacio de Justicia, la Casa de Nariño, la Alcaldía y la sede de la Policía Metropolitana, entre otros, hacen de la zona el sitio de mayor peligro.

El año pasado se atentó contra la Casa de Nariño y se descubrió un carro con cilindros bomba a pocas cuadras de Palacio y del Ministerio de Hacienda.

Ayer, la Cámara solicitó una adición de 2.000 millones de pesos para comprar equipos de seguridad que complementen la vigilancia de la Policía en el Congreso, pues hace 20 días recibieron amenazas. Además, se restringió el ingreso al Congreso y se ordenó despejar los parqueaderos aledaños para evitar que desde allí se atente contra el edificio. Tampoco podrán ingresar al parqueadero del Congreso los vehículos de los escoltas.

En el mapa también figuran el Centro Administrativo Nacional (CAN) y el Distrital (CAD), la Fiscalía, los CAI, las estaciones de policía, las torres de energía, centrales telefónicas e instalaciones de servicios públicos. En todos hay requisas y controles permanentes.

Todos somos vulnerables.

Las autoridades advierten que si bien esos son blancos evidentes, toda la ciudad está expuesta. Con el terrorismo es muy difícil sectorizar el grado de riesgo , afirma el comandante de la Brigada XIII, general Fabio Bedoya Correa.

Aunque las cifras hablan de más de 600 atentados en la última década, lo cierto es que la mayoría de ellos han sido petardos de bajo poder que buscan extorsionar a una víctima y no a lo que hoy se ha dado en llamar la urbanización del conflicto . Atentados de este tipo se presentaron cinco en el 2002.

Un experto en seguridad del DAS asegura que es vital que los ciudadanos prendan el radar personal. Eso no significa estar paranoico sino estar en alerta permanente, observar a los vecinos, a las personas nuevas que llegan a su entorno, los movimientos sospechosos, las actividades fuera de lugar , explica.

Hugo Acero, subsecretario de convivencia de la Alcaldía, afirma que todos los ciudadanos deben tener cuidado al arrendar una casa, local, pieza o apartamento. No se debe firmar un contrato sin verificar quién es la persona y cuáles son sus antecedentes , pues con esta modalidad la guerrilla está ubicando sitios para sus atentados.

El general Bedoya va más allá. Hay que tener precaución con el servicio doméstico. Si se va a contratar una persona hay que pedirle el pasado judicial y verificar su procedencia, porque este mecanismo está siendo utilizado para filtrar empresas y las rutinas de las personas .

El comandante de la Brigada y el experto del DAS coinciden en el cuidado que se debe tener con los paquetes y la correspondencia. No hay que correr a la hora de manipularlos o abrirlos. Es preciso verificar el nombre y datos del remitente, si es una persona conocida o no. Y si hay dudas se debe llamar a las autoridades afirman.

PARA TENER EN CUENTA.

En el correo esté pendiente de alambres sobresalientes, aluminio, peso excesivo, sobre rígido, pueden ser señales de peligro.

En caso de encontrar un artefacto explosivo hay que evitar manipularlo, avisar a las autoridades y mantener la calma.

Vehículos con peso excesivo en la parte trasera, cables que cuelgan en el panel del tablero, una puerta abierta o sin seguro, vehículos último modelo con placas antiguas, cuando una o varias personas bajan rápidamente de un carro sin verificar que quede con seguro o expele humo, vehículo sospechoso ubicado en un sitio estratégico.

Lugares donde se camufla la dinamita: guardabarros, chasis, baúl.

Sospechas: sobre personas nerviosas que parquean o abandonan el vehículo, carros fuera de lugar, placas que no coinciden o no corresponden, objetos poco comunes en el vehículo como cilindros de gas, cantinas de leche, sacos, bultos, cajas.

Reporte la amenaza al jefe de seguridad, desconecte todo lo eléctrico, abra puertas y ventanas, revise su sitio de trabajo para verificar que no haya objetos extraños, si encuentra algo déjelo donde lo encontró. No lo toque, no lo mueva, no lo cubra, no lo cambie de lugar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.