ASÍ LAS COSAS, PARA QUÉ VIOLENCIA

ASÍ LAS COSAS, PARA QUÉ VIOLENCIA

Cuentan de un loquito allá en Albión, en tiempos de la reina Victoria, que envió a todos los ministros de su graciosa majestad una esquela de este tenor: Señor ministro, ya todo se sabe, abandone inmediatamente la ciudad . Y dicen que al día siguiente todos salieron de la city. El loquito no sabía nada pero se lo imaginaba y los ministros se creyeron cogidos.

18 de febrero 2003 , 12:00 a.m.

Cuentan de un loquito allá en Albión, en tiempos de la reina Victoria, que envió a todos los ministros de su graciosa majestad una esquela de este tenor: Señor ministro, ya todo se sabe, abandone inmediatamente la ciudad . Y dicen que al día siguiente todos salieron de la city. El loquito no sabía nada pero se lo imaginaba y los ministros se creyeron cogidos.

Tal como están las cosas en Colombia, podríamos mandar una carta similar a alcaldes, concejales, diputados, honorables parlamentarios, gobernadores, gerentes de institutos, etcétera infinito que abarca a todo el sector de funcionarios oficiales y las ciudades se desplomarían y aumentaría casi seguramente el ecoturismo y con toda seguridad el agroturismo.

Corríjanme, por favor, los lectores la siguiente aseveración, porque no veo muy claro y abrigo algunas dudas. La afirmación dice: acuse a ciegas a todos los funcionarios del Estado de corruptos y se equivoca infinitamente menos si los acusa de honestos. Espero correcciones, afirmaciones y desmentidos.

Todo lo dicho hasta aquí se me corroboró en una ocasión cuando tuve un gravísimo accidente de montaña y desde el hospital envié un artículo a un periódico en el que acusaba de ladronas (esa es la palabra) a tres entidades oficiales. Al aparecer el artículo, el gerente de una de ellas me protestó, puso en duda mi proverbial rectitud (son palabras suyas), y me dijo que tenía que rectificar porque él y su entidad eran modelos de pulcritud. Yo me afligí mucho y me dolí en el alma por haber lanzado una calumnia. Realmente, me sentí muy mal.

Por equivocación, a los pocos días el periódico volvió a publicar mi mismo artículo. El gerente de marras se asustó porque creyó que el rotativo había hecho suya la denuncia. Por mi parte adelanté una averiguación con amigos relacionados con ese instituto y me dijeron: Andrés, están asustados, acojonados (fueron sus palabras), porque se preguntan: Y cómo hizo Andrés para enterarse?.

Sobra decir que se me quitó un peso pesado del alma y me reafirmé en una idea que me ronda y que es la que los lectores me van a ayudar a dilucidar: acúselos a todos y no se equivocará: hasta el más decente y honesto tiene por allí alguna cuentica rara o al menos su 10 por ciento. Hay excepciones. Un amigo de un pueblo de la selva me decía muy gráficamente: político sin plata es como gallina sin c... .

Y aquí me asalta otro escrúpulo. ( Hoy es mi día!) La afirmación es esta: ningún ciudadano, plena, absolutamente honesto llega a uno de los altos puestos del Estado porque para acceder a ellos se deben hacer quiebres, esguinces, ciertas promesas, ciertas concesiones, ciertas alianzas que mancillan la ética. Esos altos puestos a que aludo empiezan en concejos municipales y terminan en el más alto cargo de la Nación. Los que llamamos honestos son los menos corruptos. Esta es la otra afirmación que espero me ayuden a dilucidar si es cierta o no, o qué tan cierta es.

Es que descaradamente lo dicen: tengo mi cuarto de hora, debo aprovechar. Y lo que más duele es que la idea está arraigada y la gente la comparte. Que aproveche, ya que puede; ojalá que reparta. Una vez a un subalterno mío que ganaba algo más del mínimo le expresaba mi rabia por los robos al Estado y él se mostraba tranquilo: déjelos, Andrés, que aprovechen.

Así, colombianos, así no se puede.

www.andreshurtadogarcia.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.