ELEFANTE FURIOSO CONVIRTIÓ SHOW EN TRAGEDIA

ELEFANTE FURIOSO CONVIRTIÓ SHOW EN TRAGEDIA

Eran las 5:15 de la tarde cuando las luces se encendieron. Más de 400 padres e hijos, sentados en una gradería con capacidad para 2.000 personas, esperaban el inicio del espectáculo del circo Modelo de Méjico.

26 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Unos minutos después comenzó el show con la presentación de palomas que suben en carruseles y escaleras; payasos, mandriles bebés, la niña de goma, camellos, llamas y ponis.

A eso de las 6:00 de la tarde, el animador Javier Noya anunció al domador de elefantes: Elías Mitrobich García. Con paso lento subieron a la pista los tres elefantes: Zugey, Elisa y Maggy, mayores de 18 años, provenientes de Africa y con una experiencia de 15 años con esta empresa.

Caminaron uno tras otro, adelantando y retrocediendo sus pasos con una pata arriba, mientras el volumen del tema de fondo El show de la vida, de Ricky Martin, animaba a los animales. Los tres obedecían las órdenes de los movimientos que impartía el domador Mitrobich García, a través del sonido del látigo que agitaba con fuerza.

Luego se sentaron en sus bancas, jugaron bolos, bailaron y se subieron en las sillas para mecerse de un lado a otro. Ya Zugey y Elisa habían terminado. El último turno le correspondió a Maggy que tiró una bola a los pines y cerró su actuación. Inesperadamente, el animal se volteó y empujó al animador, quien cayó a la pista. Luego, reaccionó y se levantó.

El domador entró en acción con su látigo, pero el elefante lo atacó tumbándolo. Nos levantamos de nuestras sillas como impulsados por un resorte. No sabíamos qué hacer... Entonces, sucedió lo terrible , dice Alberto Palencia, un hombre de 50 años que asistió solo a la función.

El público observó, aún de pie cuando Maggy, sin control y en una acción desconocida para el personal del circo, enrolló en su trompa a Elías, lo alzó por los aires y le incrustó en su cuerpo los dos colmillos de marfil. La pista del circo quedó teñida de sangre.

El cuerpo inerte del domador, que había estado vestido con un impecable traje negro, quedó a merced de las patas de su agresor. Sus cuatro toneladas de peso le cayeron encima en medio de su furia descontrolada.

Medicina Legal conceptuó ayer que el cuerpo de la víctima estaba macerado, con heridas abiertas y aplastamiento de cráneo. Mitrobich García, de 50 años, había nacido en esta actividad y le acompañaba su mujer, Bladis, encargada de atender al público, y con quien tuvo tres hijos.

Pánico en la ciudad Del susto inicial se pasó al pánico colectivo. Todos querían huir, quién podía quedarse allí y esperar a que ese animal se le fuera encima? Creo que no había un lugar lo suficientemente alejado del circo que brindara protección , confiesa José Andrade, un desesperado padre que había llevado a sus dos pequeñas niñas al circo mexicano.

La huida del público fue desordenada. Muchos huyeron del lugar saliendo por debajo de la carpa, mientras otros saltaban las vallas de protección. Y la gritería: El elefante está matando a la gente , Al domador se lo está comiendo , se escuchó a la salida del lugar.

Fue tanta la conmoción que el personal de seguridad de la empresa no pudo utilizar contra los animales los dardos tranquilizantes. Por lo menos cuarenta agentes de la policía que prestaban vigilancia trataron de poner orden. Se escucharon disparos, muchos de ellos al aire. El cuerpo del mamífero recibió seis impactos de bala.

La gente corría en todos los sentidos. Aquí, en la urbanización Las Flores, ante la alarma del personal, cerramos las puertas. Se salió un elefante y se está comiendo a la gente , dijo María de Jesús Alzate, una vecina del sector. Más de doscientos efectivos de la Policía y un grupo de bomberos acordonaron el lugar.

Maggy fue encarpado en su corral, pero ayer estaba al descubierto, a tres metros de la avenida, ante la mirada de miles de personas que rondaban el lugar para observarlo. Se notan los orificios de las balas. Está siendo curado y le han aplicado varias inyecciones de sedantes para calmar su dolor. Se le observa al lado de Zukey y Elisa, atado con cadenas. Mueve sus orejas, come heno, zanahoria, concentrados, verduras y bebe mucha agua.

El jefe de publicidad del Circo Modelo de México, Luis Alberto Bustos, expresó que esta es la primera vez que se registra un accidente. Posiblemente un cólico habría desatado su ira, y si el médico veterinario de la empresa considera que puede actuar, regresará nuevamente a la pista. Los tiros que tiene, en ese cuerpo tan grande, son como unas punzadas a una persona con una aguja capotera .

El circo que llegó el pasado 15 de abril, fecha en la cual pasearon por las calles de Valledupar a los tres elefantes, y en el que laboran 120 personas, se marchará esta semana como estaba previsto y lo anuncian sus comerciales. Con esta tragedia su nuevo destino apunta hacia el exterior. Sin embargo, ayer mismo, el circo abrió el telón, porque la función tiene que seguir...

Salvajes por naturaleza A nadie se le pasa por la mente que un tierno osito de panda lo ataque o un elefante bonachón lo agreda. Igual comportamiento amable esperan del koala, los osos, los canguros y los juguetones delfines.

Y cuando estos animales atacan, los humanos se sorprenden porque hay un malentendido: se cree que son amigables y que quieren jugar, olvidando que su naturaleza es salvaje.

El hombre tiene una atracción hacia esos animales porque los ha idealizado como indefensos, como el famoso Flipper de la serie de televisión o en otros casos como los ositos de peluche, pero lo cierto es que son animales salvajes , explicó Alberto Cadena, director de la Unidad de Mamíferos del Instituto de Ciencias Naturales de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional.

Tal vez es por las formas que tienen estos animales, pues el hombre es atraído por figuras redondas, y no angulosas, como por ejemplo el tiburón o un tigre , dijo Cadena.

Sin embargo, la vida silvestre puede ser peligrosa. Son comunes las imágenes de los noticieros de televisión y en programas del estilo Real T.V., en las que los osos atacan a los turistas o a los periodistas que se atreven a llevarlos a los estudios de televisión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.