LAS DOS CARAS DE LA PAZ

LAS DOS CARAS DE LA PAZ

26 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

La extraordinaria jornada que vivió Colombia el domingo mostró al mundo las dos caras de nuestra dura y compleja realidad. El contraste entre los que buscan la paz y los que generan la violencia se expresó de diversas maneras.

Cuando millones de personas se aprestaban a salir a calles y plazas para manifestar su rechazo a la guerra, los terroristas se hicieron sentir de nuevo con un acto de violencia que estremeció a un sector de Medellín la mañana dominical, dejó tres heridos y causó grandes pérdidas en más de cien edificaciones.

Horas después, mientras los espacios públicos de las ciudades eran invadidos por multitudes entusiastas en favor de la paz, del municipio de Uribe (Meta), donde se instaló la mesa de negociación entre el Gobierno y las Farc, llegó el mensaje poco esperanzador de la guerrilla, que rechazó el pedido multitudinario de cese al fuego y amplió el abanico de sus exigencias con tres conflictivos temas que sin duda harán más difícil el diálogo.

En contraste con la moderada y un tanto gaseosa intervención del alto comisionado de paz Víctor G. Ricardo, el vocero de las Farc, Raúl Reyes, no dejó dudas sobre la intención de la guerrilla de imponer la discusión de esos temas, así no estén incluidos en la agenda común acordada hace varios meses con el Gobierno.

El primero de ellos es el de que se amplíe la zona de despeje al municipio de Cartagena del Chairá para adelantar allí un plan piloto de sustitución de cultivos de coca bajo el control directo de las Farc. Propuesta complicada, pues no se ve la razón para entregar más territorio a la guerrilla nada menos que 19 mil kilómetros cuadrados adicionales, cuando dicho plan podría iniciarse con los cultivos ilícitos que existen dentro de la zona de distensión.

Otro tema planteado por Reyes fue el de la extradición, cuyo rechazo explícito por parte de las Farc en momentos en que se adelantan los trámites para extraditar a cerca de cuarenta narcotraficantes tiene un cariz muy sospechoso. Es paradójico, además, que tal manifestación se produzca después de que el abogado que más se ha destacado en la defensa de extraditables reconociera públicamente que el expediente levantado contra aquellos es de una solidez jurídica indiscutible.

Finalmente, las Farc reclamaron la eliminación del sistema diseñado por el Gobierno para sustituir al Upac, que en opinión de la guerrilla no se diferencia del anterior sino en el nombre. Exigencia tan oportunista como populista, que se presenta cuando el proyecto de ley que cursa en el Congreso ha sido recibido en forma positiva por los sectores afectados y forma parte de una estrategia del Estado en este sector vital de la actividad nacional.

Los dos tonos que caracterizaron la instalación de la mesa en Uribe el conciliador y moderado del Gobierno y el arrogante y duro de las Farc han marcado al proceso de paz desde sus comienzos. Pero desde el domingo el clima del diálogo fue alterado por un elemento esencial que nadie podrá ignorar.La voz de diez millones de colombianos que dijeron No Más a la guerra tendrá que ser escuchada. Ni guerrilla ni paramilitares pueden pretender no sentirse aludidos por este clamor de una nación hastiada de asesinatos, secuestros y desapariciones. Si el cese al fuego inmediato no es posible por la obstinación de las Farc en negociar en medio del conflicto, al menos éstas podrían hacer el gesto de aceptar una tregua navideña, como se ha insinuado ya entre quienes participan en el proceso de diálogo. O es demasiado pedirles a quienes insisten en que también les interesa la paz?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.