PUERTO RICO: UN PUEBLO FANTASMA

PUERTO RICO: UN PUEBLO FANTASMA

La guerra que se libra en el país no es solo contra las personas encarnadas en cualquiera de los actores del conflicto. También lo es contra los civiles, los niños y ahora, las poblaciones.

28 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Pobres poblados que luchan por salir adelante y resurgir de un perpetuado atraso. Una historia breve pero más llena de tristezas y sinsabores que de alegrías.

Este es el caso de Puerto Rico, una población que aunque está naciendo la están matando. La están acabando a punta de ataques, de masacres, de terror y miedo sin que nada o poco se pueda hacer por evitarlo.

A raíz de la toma guerrillera de principios de julio, mucha gente salió por miedo a la guerrilla y a las autodefensas.

Después de la incursión de las Farc y del secuestro de los policías que prestaban seguridad en el pueblo, llegó el Ejército con el jefe máximo a bordo, el presidente Pastrana.

Fue una visita corta, pues al poco tiempo el Ejército abandonó la población. Entonces llegó la guerrilla, reunió al pueblo y les dijo que no se preocuparan por la llegada de los paras que ellos los iban a proteger.

Pero a medida que los rumores de la incursión de las autodefensas aumentaban, la presencia de la guerrilla se fue haciendo más esporádica.

Hasta el domingo 19 de septiembre cuando los miembros de las autodefensas llegaron, reunieron a los pocos pobladores en el parque, les dijeron que respetarían sus vidas, e inmediatamente fueron sacando a uno por uno y mataron a siete.

Los autores de la masacre salieron el domingo por la tarde y 24 horas después la guerrilla ya hacia presencia en el pueblo. Se limitaron a inspeccionar la población y a leer los grafitos.

Inevitablemente, esos pocos pobladores salieron en desbandada hacia San José del Guaviare, Granada y Villavicencio a engrosar el listado de desplazados del Meta y del país.

Para tratar de remediar la situación, el alcalde de la localidad, Ernesto Ramírez Berrío, pidió la presencia del Ejército para que la gente de su pueblo pueda volver.

Así mismo, le solicitó a los grupos armados no inmiscuir a la población civil en el conflicto para que no la hagan vivir situaciones tan difíciles.

Sería bueno que dejaran trabajar y participar a la población civil de su propio desarrollo, como individuos, como familia y como comunidad.

El pueblo poco a poco está quedando solo y yo le pido a los grupos del conflicto que a la población hay que darle la oportunidad de que surja, no podemos ir sacrificando de un lado y otro a la población , agregó el alcalde de Puerto Rico.

Para la defensora del pueblo, Rocío López de Robinson, una alternativa es que la gente rodee al alcalde y le preste su solidaridad y colaboración para que éste pueda desarrollar su programa de gobierno.

De la misma manera pidió a la población de este y de todos los municipios que no busquen a los grupos al margen de la ley para dirimir sus conflictos, pues esto los hace perder neutralidad, sino que busquen la ley y la autoridad establecida. Porque hay mucha gente que cuando tiene un problema de cualquier índole acude a los grupos armados para encontrar una solución, se deben abstener de esto , aseguró la Defensora del pueblo.

Por su parte el general Francisco René Pedraza Peláez, comandante de la Séptima Brigada, afirmó que en este momento las tropas están en la parte rural del municipio de Puerto Rico y buscan la manera de ingresar a la cabecera municipal.

Ya estando allí vamos a analizar la situación para ver cuál es el estado anímico de la población. Y si es el caso, localizar una instalación donde se pueda quedar la Policía nacional que es la que, por principio, debe permanecer allí. Ya que la educación de la Policía es mantener la seguridad ciudadana , aseguró Pedraza Peláez.

El drama de nunca acabar LLANO 7 días obtuvo el testimonio de una familia desplazada del municipio de Puerto Rico a raíz de la toma guerrillera de julio pasado. (El relato lo hace la señora).

Nos vinimos porque la guerrilla destruyó nuestro rancho con una tanqueta que atacaba al puesto de policía y el miedo a que después llegaran los paras .

El viernes antes de la llegada de los paras yo estuve allá a ver si podíamos regresar con mi familia (compuesta por ella, su esposo y cuatro niños) pero el miedo era total.

Cada rato la gente decía que llegaron los paras y todo el mundo a salir corriendo y esconderse debajo de las camas. Así durante el día y la noche. No pude dormir ni comer de los nervios.

El problema es que ahora no tenemos para comer ni dónde dormir porque la ayuda de la Pastoral Social se acabó (solo la dan por un mes) y en el Centro de Atención Humanitaria Inmediata (CAHI) solo dan ayuda sicológica, y nosotros no queremos volver a Puerto Rico , expresó la señora.

El secretario de Gobierno del Meta, Javier Gantiva, confirmó a LLANO 7 días que actualmente el CAHI sólo presta ayuda en salud y sicológica, porque no hay presupuesto para alimentación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.