UN CUMPLEAÑOS INOLVIDABLE

UN CUMPLEAÑOS INOLVIDABLE

El ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu probablemente nunca olvidará su cumpleaños número 50. Porque en lugar de una gran fiesta como lo ameritaba la ocasión él y su esposa Sara tuvieron que soportar un extenso e intenso interrogatorio en una comisaría de Tel Aviv.

24 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Veinticuatro horas antes, la Jefa de la Sección de Investigaciones por Fraude de la Policía israelí había dirigido personalmente un operativo que incluyó tres allanamientos contra la pareja.

El primero, a la residencia particular del matrimonio Netanyahu, en la calle Gaza de Jerusalén, y el segundo, a la oficina del ex Premier en el barrio Talpiot, también en la Ciudad Santa.

Paralelamente un tercer equipo de investigadores se llevó decenas de cajas con documentos y objetos de un depósito gubernamental en el que la familia Netanyahu había trasladado parte de sus pertenencias cuando tuvo que abandonar la residencia oficial con motivo del ascenso al poder del laborista Ehud Barak.

Nunca antes en la historia de Israel, la Policía había entrado al domicilio particular de un ex Primer Ministro con una orden judicial que les permitía y lo hicieron esculcar todo. Y nunca antes un ex Primer Ministro había sido humillado de semejante forma ante los ojos de un país que no sale de su asombro tanto por lo que está ocurriendo como por los cargos que motivan tan insólitos acontecimientos.

Los cargos La pareja es sospechosa de haberse quedado ilegalmente con obsequios de valor pertenecientes al Estado, y que recibieron durante los tres años en que Netanyahu estuvo al frente del Gobierno. (Objetos de oro, plata, cuadros y otras piezas de arte).

Según la ley israelí, la única forma en que un funcionario puede conservar un regalo recibido como representante oficial del Estado después del término de sus funciones, es con una autorización de una comisión especial encargada del tema.

En realidad, es sabido que esta ley no ha sido cumplida en forma estricta por casi ninguno de los jefes de gobierno de Israel. Y esta es la primera vez que la policía llega al extremo de irrumpir en el domicilio particular de un ex jefe de gobierno para hacer cumplir la norma.

Por eso la gran pregunta es si Netanyahu no está pagando ahora el precio de un estilo arrogante de gobierno, en el que él y su esposa según distintos testimonios de ex colaboradores actuaban como si lo merecieran todo .

El pueblo votó y ahora que pague , dijo la Sra. Netanyahu en referencia a la polémica desatada por su exigencia de que los gastos personales de la pareja gobernante también debían ser asumidos por el Estado.

Las irregularidades de este tipo durante el gobierno de Netanyahu fueron numerosas, y muchas llegaron a la prensa. Pero todas recibieron la misma respuesta del jefe del Gobierno y su cónyuge: son difamaciones .

Sin embargo un capítulo adicional de esta investigación parece indicar lo contrario. La pareja también está acusada de intento de apropiación indebida de fondos del estado para pagar una serie de mejoras a su residencia que ascienden a 100.000 dólares (casi 200 millones de pesos colombianos) y que fueron realizadas por un industrial de Jerusalén, Avner Amedi.

Pero el asunto no para ahí. Netanyahu está bajo sospecha de haber aceptado una serie de favores y beneficios ilegales de Avner Amedi.

Vendetta política? Los Netanyahu están convencidos de que la policía los persigue y que se trata de una conspiración destinada a arruinar y desprestigiar políticamente al ex primer ministro. Las evidentes filtraciones de la policía a la prensa son para ellos la mejor prueba de lo que realmente está ocurriendo.

Pero para decidir si se trata de una vendetta política contra os Netanyahu o de serias violaciones de la ley cometidas por el ex Premier y su esposa, no bastará con la investigación policial y la decisión judicial. Paralelamente a ello, estará el juicio del pueblo, de aquellos que ven en Netanyahu una víctima y de los otros que esperan que pague el precio por sus abusos.

Amargas horas del otrora todopoderoso y soberbio Netanyahu.

PIE DE FOTO Benjamín Netanyahu asegura que todo es un complot para destruirlo políticamente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.