PARA LOS MÚSCULOS DEL ALMA

PARA LOS MÚSCULOS DEL ALMA

En cada parque se encuentran rincones habitados por la fantasía. En cada uno de ellos es posible ver cómo la imaginación traduce al lenguaje del cuerpo las historias que niños y jóvenes entretejen en su cabeza.

24 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Sin embargo, en el Parque Nacional de Bogotá hay un rincón en el que la creatividad y la lúdica encuentran muchos otros caminos para tomar vida. Allí, en los límites de las extensas canchas deportivas y las zonas verdes, un microuniverso constituido por un edificio de colores y un teatro se convierten en un escenario en el que el ejercicio sigue estando presente, solo que esta vez se orienta a ejercitar los músculos del alma.

Se trata del Centro Interactuante para las Artes, Cipa, un proyecto que combina varias facetas culturales, artísticas y pedagógicas con el fin de generar nuevas formas de relación entre el mundo adulto y los universos infantil y juvenil.

Por ello, más que ser un fin, está considerado por su principal impulsora, Adelaida Nieto, como un medio para construir un país en el que la importancia del presente no pierda peso ante la obligación de formar seres para protagonizar el futuro.

Los niños solo tienen la oportunidad de ser felices como tales ahora, pues ya mañana dejan de serlo. Esa visión que aplaza su papel protagónico en el tiempo es un tanto utilitarista, lo que pretende es crear seres aconductados no felices , explica Adelaida Nieto, quien es además la Directora de Infancia del Ministerio de Cultura.

Por eso, lo que nació hace seis años como un proyecto para restaurar el teatro, construido en 1936 y declarado monumento nacional, se transformó con el tiempo en un centro en el que conceptos como colaboración, responsabilidad y felicidad, reemplazaron las palabras obligación, autoridad y futuro.

De los conceptos a la práctica Es así como hoy del Cipa hacen parte una escuela artística, una biblioteca creativa, una cinemateca y un centro de investigación y documentación de culturas infantiles.

Todos los servicios de orientan a niños y jóvenes. En el caso de la escuela, por ejemplo, nos dirigimos a la población entre 7 y 17 años, pues la idea es beneficiar a aquellos que no tienen cédula .

La diferencia fundamental de los programas académicos que allí se ofrecen, con respecto a otras academias, es que se trata de una formación por componentes o créditos que dura cuatro años y realmente cualifica en áreas específicas.

Por ello, la labor de selección no se realiza a partir de una sola audición, sino que durante un mes los interesados asisten y confirman su vocación o su deseo real de estudiar danza, teatro, música o artes visuales por diez mil pesos al mes.

No se trata solo de que la mamá quiera que su hijo asista o de definir en una sola oportunidad si un niño tiene talento y disciplina para ser aceptado en alguno de los programas, hay que abrirles posibilidades en todas las áreas y permitirles definir a ellos mismos si desean ingresar y cuál es el programa que realmente les gusta , comenta Adelaida Nieto.

Con esa misma óptica cuidadosa con que se diseñaron los programas educativos, se definió el funcionamiento de los otros componentes del centro.

En el caso de la biblioteca creativa, por ejemplo, los niños encuentran desde libros, discos y videos hasta servicios de Internet, pero además se acondicionaron algunos de los equipos y del material de consulta para que puedan ser empleados o consultados por niños invidentes.

La idea es que los usuarios pasen un rato divertido y encuentren a través de ese sentimiento un camino hacia la literatura o el mundo , dice Adelaida. Lo mismo sucede con la cinemateca, en donde niños y jóvenes se empiezan a formar dentro de la cultura cinematográfica, al asistir a las diferentes funciones gratuitas que se programan.

Cuando se intenta resumir en una frase lo que ocurre en ese punto limítrofe del parque, Adelaida Nieto lo hace de manera precisa: Más que lograr levantar un edificio, el esfuerzo real ha sido lograr convertir esa estructura en un espacio. No se trata de adelantar construcciones para la cultura y la lúdica, sino de crear espacios en los que sea posible, como en este caso, adelantar diálogos de saberes .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.