UN SEMESTRE DE SINIESTROS

UN SEMESTRE DE SINIESTROS

Entre enero y junio de 1999 las catástrofes le hicieron pasar malos momentos a las compañías aseguradoras.

25 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

El terremoto del Eje Cafetero y la agudización del hurto de vehículos hicieron que los siniestros pagados pasaran de 678.218 millones a 1,09 billones de pesos, es decir un incremento de 62,2 por ciento.

De paso, ese fenómeno afectó el balance del sector, que en su conjunto perdió alrededor de 32.904 millones de pesos.

Este resultado, dijo el presidente de Fasecolda, William Fadul Vergara, estuvo muy influido por el terremoto en Armenia, que le implicará a las compañías aseguradoras pagar unos 256.000 millones de pesos.

Las cifras fueron reveladas durante la IX Convención de Seguros que se realizó el fin de semana en Ciudad de Panamá y a la que asistieron representantes de reaseguradoras de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

En la convención hubo especial interés por el tema de los siniestros originados por los terremotos. Eventos como los ocurridos en el Eje Cafetero, Turquía y Taiwán, pusieron de presente la necesidad de evaluar con mayor profundidad este tipo de riesgos.

La industria aseguradora se enfrentó a uno de los más grandes restos de su historia, superándolo ampliamente , señaló Carlos Alberto Varela, director del departamento sísmico de Fasecolda.

Según directivos de las compañías, es indudable que las reaseguradoras han aumentado sus exigencias en el momento de adquirir riesgos sísmicos. Los estudios de suelos, de materiales, ubicación y resistencia, forman parte de los detalles que ahora han cobrado fuerza.

El estudio elaborado por la Universidad de Los Andes, contratado por Fasecolda, indica que en Bogotá por ejemplo, un terremoto de la misma intensidad del ocurrido en Armenia podría tener un costo entre 2.000 y 8.000 millones de dólares.

Este valor incluye únicamente los daños a edificaciones, pues no contempla gastos en reconstrucción de acueductos, alcantarillados y redes de comunicación.

Un evento similar en Medellín costaría entre 600 y 2.400 millones de dólares, en Cali variaría entre 700 y 2.900 y en Bucaramanga entre 200 y 850 millones de dólares.

Hay un problema adicional, dijo Fadul: En Colombia no tenemos una cultura del seguro y gran parte de la población se encuentra en zonas de amenazas sísmicas de consideración.

A alta velocidad Pero los aseguradores tienen otra preocupación. Pese a las medidas de control, a las recomendaciones y a la tecnología implantada, el robo de carros es un gran hueco. Se estima que este año el costo de las pólizas pagadas por hurto de automotores llegará a 170.000 millones de pesos.

Entre 1994 y 1998 los delincuentes sustrajeron 103.895 vehículos, de los cuales 48.597 estaban asegurados. Las proyecciones de Fasecolda indica que este año se robarán 34.000 automotores más, de los cuales solo 13.800 cuentan con un seguro.

Estas circunstancias no desaniman sin embargo, a los inversionistas, que por el contrario ven en Colombia un potencial de crecimiento.

Más extranjeros Pese a que el sector asegurador se ha venido recomponiendo y que en los últimos años se han cristalizado negocios importantes, son más los inversionistas que tienen previsto llegar al país.

El caso de Colseguros, adquirida en un 60 por ciento por la multinacional Allianz de Alemania, demuestra que los inversionistas tienen confianza en el país , dijo Jairo Mejía Herrera, presidente de esta firma aseguradora.

Actualmente, el 36 por ciento de las aseguradoras que operan en Colombia cuentan con inversión foránea. En el 89 era del 15,9 por ciento y en el 95 del 13,8 por ciento.

Pero se prevé que vienen más negocios, dijo Fernando Robledo, directivo de Colmena, compañía que recientemente vendió su fondo de pensiones al Banco Santander de España.

Carlos Caballero Argáez, ex presidente de la Bolsa de Bogotá, dijo que pese a las enormes dificultades por los que atraviesa la economía colombiana, en el exterior se tiene confianza en el país, porque se está haciendo un ajuste serio. Es necesario sí, agregó, que el Congreso apruebe los proyectos gubernamentales como la reforma al régimen de seguridad social.

La inversión extranjera tiene suficientes motivos para seguir penetrando en el país. En el caso del sector asegurador, la producción de primas debe pasar de 3,2 billones de pesos en 1998 a 9,0 billones en el 2010.

Este estimativo, elaborado por Fasecolda, corresponde al ajuste de un estudio de Fedesarrollo sobre el comportamiento del sector. Se asume que la economía tendría un crecimiento promedio del 3,2 por ciento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.