SE HA VENDIDO FALSA IDEA DE CONCESIONES EXAGERADAS

SE HA VENDIDO FALSA IDEA DE CONCESIONES EXAGERADAS

Finalmente, Víctor G. Ricardo, que en su calidad de comisionado de paz ha sido el más polémico funcionario de la administración Pastrana, logró sentar a las Farc a negociar. Obviamente eso le generó un desgaste no solo a él sino al Gobierno, pues existe la apreciación general que Pastrana ha cedido demasiado ante las Farc. Ricardo defiende su gestión y dice que en lo que se refiere a la presencia de la insurgencia en la zona de distensión no se ha configurado una situación distinta de la que existía anteriormente en los cinco municipios, olvidados a la suerte de Dios y con una presencia histórica de la guerrilla.

24 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Relega una estrategia basada en posiciones inflexibles frente a asuntos de procedimiento y advierte que el Gobierno nunca comprometerá los intereses nacionales. Ese es nuestro marco de acción , señala.

Esta es la entrevista que respondió a EL TIEMPO por escrito: El proceso apenas empieza, pero en su caso hay quienes se preguntan si se juega Víctor G. Ricardo su última carta en calidad de comisionado de paz.

En lo que a mí respecta, la permanencia en el cargo de Alto Comisionado depende de que pueda obtener resultados y avances concretos en desarrollo de la política de paz del Gobierno Nacional. Aún con las dificultades que se han presentado, propias del proceso, el balance que registro es satisfactorio.

Sin comisión de verificación, en qué quedan las observaciones de los militares? La conformación de una comisión de acompañamiento tenía el propósito de servir como mecanismo adicional para asegurar el cumplimiento estricto de los propósitos de la zona de distensión, que son los de facilitar el proceso de diálogo, negociación y firma de acuerdos de paz. Las Farc han ratificado que en dicha zona respetarán la autoridad de los alcaldes, de los concejos y de las autoridades democráticamente constituidas y, por lo tanto, han aceptado que en ella los derechos humanos y las garantías fundamentales de sus habitantes deben ser respetados. El Gobierno Nacional velará porque esas obligaciones se cumplan, mediante la acción propia de las instituciones del Estado.

No continúa usted agudizando sus tensas relaciones con la cúpula militar? Las Fuerzas Militares acatan con disciplina las instrucciones del señor Presidente, están informadas debidamente de su naturaleza y sus alcances, y respaldan el proceso de solución política negociada del conflicto armado. Además, sus observaciones han sido, son y serán siempre debidamente analizadas y tenidas en cuenta en la conducción del proceso de paz. No existen por lo tanto relaciones tensas con sus comandantes, sino un intercambio natural de criterios y puntos de vista como parte de un proceso de toma de decisiones.

Qué le va a responder al Congreso de Estados Unidos que exige instrumentos de efectivo control en la zona de despeje? Las decisiones del Gobierno Nacional son soberanas y por lo tanto no están subordinadas a ninguna exigencia externa. Hemos obtenido el respaldo y la cooperación internacional de varios países amigos, entre ellos Estados Unidos, sobre la premisa de que tanto sus modalidades como sus alcances están en función de apoyar las necesidades que resulten del proceso interno. Casi un año de vigencia de la zona de distensión ha demostrado que ella no compromete los intereses legítimos de la Comunidad Internacional, como tampoco lo hace frente a los nacionales. Lo que ocurre es que en ocasiones se ha querido dar a esa zona una naturaleza que no tiene.

No van a continuar las Farc en la zona de distensión como Pedro por su casa ? El Gobierno Nacional seguirá garantizando la vigencia efectiva del Estado de Derecho en la zona de distensión mediante las instituciones del Estado. Pero además, las Farc tienen el serio compromiso de demostrar ante el país y ante la Comunidad Internacional que la zona de distensión es un instrumento de paz del que no se puede abusar.

Qué posibilidades reales tiene un alcalde frente al poder de las Farc en la zona de despeje? No hay que olvidar que los alcaldes del país son funcionarios elegidos por sus propias comunidades que por lo tanto derivan su autoridad de la expresión democrática. Las Farc han aceptado esa autoridad y se han comprometido a respetarla. En caso contrario, estarían actuando con sus propios principios y compromisos.

Garantiza que podrán volver los fiscales? Los fiscales como los jueces están actuando sobre la zona de distensión. El hecho de que no vivan allí, no quiere decir que no tengan jurisdicción en ese territorio. En otros lugares del país funcionan también de la manera como hoy operan en la zona de distensión.

Usted y el propio presidente Pastrana anunciaron al país una comisión de verificación, primero internacional, después interna. Nada se cumplió qué credibilidad le da esa situación a los siguientes anuncios? Hay que entender de una vez por todas que un proceso de paz no puede avanzar cuando se asumen posiciones inflexibles frente a asuntos de procedimiento. No estamos ni estaremos dispuestos a comprometer en la negociación los intereses nacionales y ese es nuestro marco de acción. Lo procedimental puede ser objeto de revisión, y debe serlo cuando se trate de favorecer el curso de la negociación sustantiva. No hay que olvidar que los asuntos adjetivos tienen que subordinarse y servir de instrumento de los sustantivos.

La percepción de algunos sectores es que el Gobierno ha cedido en todo, las Farc en nada. Se equivocan? Se ha querido vender al país la falsa idea de que el Gobierno ha efectuado concesiones exageradas a las Farc. No es cierto. En lo que se refiere a la presencia insurgente, la zona de distensión no configuró una situación distinta de la que existía anteriormente en sus municipios. Nunca como ahora había existido la presencia del Estado que hoy tenemos en dicha zona. Por el contrario, la zona de distensión ha servido para que los colombianos y la Comunidad Internacional pongan sus ojos por primera vez en una región tradicionalmente olvidada. Por otra parte, las demás decisiones de procedimiento que han sido adoptadas por el Gobierno Nacional parte de su propio interés de facilitar el desarrollo del proceso y de romper las desconfianzas. Quisiera más bien yo preguntarle a los sectores a los que ustedes se refieren cuales han sido, concretamente, las concesiones que hemos hecho ante las Farc.

Si las Farc no han aceptado discutir ni siquiera temas de procedimiento, no es éste un mal síntoma de lo que va a pasar con la negociación de los temas de la agenda? Me desconcierta que la pregunta no tenga en cuenta lo que es realmente importante: se ha convenido con las Farc la agenda común, en la que se incluye de manera formal y definitiva los temas sustantivos de negociación. Presumen que esa agenda ya existía o que se impuso de manera unilateral, cuando constituye un avance sin precedentes en la historia del país. Diría yo que por fin hemos sobrepuesto los temas sustantivos a los adjetivos. Es muy prometedor para el proceso que existan acuerdos sobre los temas fundamentales para alcanzar la paz duradera, pues ello motiva a explorar diversas fórmulas de procedimiento que aseguren la construcción de confianza progresiva y le pongan rieles al proceso de paz.

Cuáles son las condiciones del diálogo? Está claro que nadie se levante de la mesa? Cumplida la fase de diálogos, de igual forma ingresamos a la de negociación sin condiciones previas. Hay una agenda, hay unos equipos de negociadores, hay unos mecanismos de participación social, hay un esfuerzo sostenido que ha superado los obstáculos. Nada de ellos tendríamos si hubiésemos atorado el proceso imponiendo condiciones. Así como a veces se olvida que la paz no está a la vuelta de la esquina, se olvida también que hace tan solo año y medio no existía ni siquiera una esperanza de paz en Colombia.

Cómo evitar que el procedimiento no altere en el futuro las negociaciones de paz? Ya les ha dicho. Mientras los procedimientos se definan en función de la negociación sustantiva no tendrán por qué ser el palo entre las ruedas del proceso. Es esa actitud la que nos ha permitido avanzar y será la que sigamos manteniendo.

La sociedad civil lanzó propuestas como la de avanzar a la etapa de negociaciones sin verificación. El Gobierno pareció desconocerla. Ahora, tácitamente la acepta, por qué los bandazos? Negociar supone ni sembrarse en una posición, ni renunciar a todas desde un principio. Las propuestas son eso: propuestas. Como tales el Gobierno las considera, pero no endosa sus decisiones a lo que en ellas se diga.

A su juicio, la sociedad civil es ruido o es aporte? Si usted se refiere a los diversos sectores organizados y representativos de la sociedad colombiana, la política de paz no solo privilegia, sino que considera indispensable su participación en la definición de los grandes temas de la reconciliación nacional, pues solo de allí proviene la legitimidad de lo que se acuerde. Es por ello que hemos propuesto y convenido con las Farc los mecanismos de expresión de la sociedad en el proceso de negociación sustantiva. No obstante, debe evitarse que la paz se constituya en un pretexto para quienes pretendan emerger o reciclarse con figuras de la vida nacional. Cuando así ocurre, no es que la sociedad civil estorbe, sino que algunos usan esa condición como patente para obtener beneficios particulares.

Si es aporte, cómo puede entenderse que un proceso que inició con amplio respaldo ciudadano, como es el caso del Eln, no haya aún cuajado si empezó con la sociedad civil? El Gobierno no solo aceptó sino que respaldó decididamente que el proceso de paz con el Eln tomara curso a través de la Convención Nacional, con la convicción de que este puede ser un escenario amplio y plural de participación social en la obtención de la paz. En los últimos días se han llevado a cabo reuniones exploratorias con el Eln que permite pensar que muy pronto tomará rumbo cierto un proceso con ellos.

La sociedad civil está pidiendo a gritos un cese del fuego. Las Farc han dicho que este sería uno de los últimos temas. Qué lugar le da el Gobierno al cese del fuego? Para el Gobierno Nacional es de gran interés que el proceso de paz pueda realizarse en un clima de distensión, como el que implicaría un cese del fuego. Por eso está dispuesto a explorar con la insurgencia las fórmulas en que se pueda concretar, pero sin que ello conlleve retrasos en la negociación de los temas sustantivos de la Agenda Común.

Inician las negociaciones y la pregunta es se va a recrudecer la guerra? Confío en que el inicio de la negociación repercuta en una distensión de las hostilidades. Esta actitud puede obtener el respaldo y la confianza de la sociedad hacia el proceso.

Qué pasa si ocurre un nuevo Patascoy u otro Machuca? Deseo fervorosamente que no vuelvan a presentarse hechos de esa naturaleza. Aunque hemos aceptado iniciar la negociación en medio de la confrontación, episodios como esos minan hondamente la confianza y las esperanzas de paz de los colombianos.

Usted mismo se ha quejado del escepticismo de la gente cómo va a vencerlo? Es fundamental hacer una labor pedagógica en la sociedad, de modo que los colombianos comprendan que el que hemos iniciado es un proceso difícil, cuyo éxito o fracaso no puede proclamarse a diario y según las coyunturas del proceso. Por supuesto que el escepticismo de la gente se vence cuando se ven avances en el proceso y en eso estamos empeñados.

Va hacer el gobierno de Pastrana la paz? El Presidente Pastrana ha puesto todas sus energías y toda la capacidad de su gobierno al servicio de ese interés supremo, con base en la lógica según la cual quien pone los medios encuentra el fin. La paz puede estar tan cerca como todos los colombianos nos comprometamos con ella y tan lejos como seamos indiferentes.

Qué sigue para Víctor G. Si el país termina en el plan B? No existe un plan B en el sentido que usted pregunta. En el plan B llevamos muchos años. Nosotros estamos trabajando es por la paz.

A quién vería como su sucesor? Quizá a Juan Gabriel Uribe? A quien el jefe de Estado, según su saber y entender, quiera confiarle el cargo, en el momento en que él lo disponga o que yo resuelva retirarme. Lo importante para el país es la paz. Como nadie sé que no es, no ha sido, ni será fácil. En esta perspectiva debemos tener claridad y estar preparados todos. Las preguntas que hoy en día nos debemos hacer son: cómo es el Estado y la Colombia que queremos? Qué estamos dispuestos a dar para construir ese Estado? Es Colombia un país viable en el futuro sin paz? DESTACADO Lo procedimental puede ser objeto de revisión, y debe serlo cuando se trate de favorecer el curso de la negociación sustantiva .

Así como a veces se olvida que la paz no está a la vuelta de la esquina, se olvida también que hace tan solo año y medio no existía ni siquiera una esperanza de paz en Colombia .

PIEDEFOTO: Archivo / EL TIEMPO El comisionado Víctor G. Ricardo asegura que hoy no se daría el paso histórico de instalar la mesa con las Farc si el Gobierno hubiera atorado el proceso imponiendo condiciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.