REBELIÓN DE COLEGIOS CONTRA IMPUESTOS

REBELIÓN DE COLEGIOS CONTRA IMPUESTOS

A los colegios privados de Cali están llegando cartas. No son solicitudes de cupo ni invitaciones a eventos culturales. Son edictos donde se les emplaza a pagar el impuesto de industria y comercio o de lo contrario se les aplicarán multas.

24 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Los rectores y directivas se niegan a pagar dicho gravamen, pues señalan que se trata de un servicio público y no una industria o comercio y señalan que además la tasa que se les aplicará es superior a la de moteles y otros establecimientos.

Luis Carlos Tenorio, de la Asociación Nacional de Establecimientos Educativos Privados (Andedep) dice que después de agotadas las etapas de acercamiento con la Administración Municipal, sin lograr un acuerdo, fue instaurada una demanda en el Tribunal Contencioso Administrativo del Valle contra ese impuesto.

En Cali son unas 1.500 instituciones educativas privadas con unos 250.000 alumnos desde el preescolar hasta el bachillerato. Ayer se reunieron representantes de las agremiaciones Andedep, Conaced, Ascopriv, Acprin y algunas universidades para debatir una postura ante el impuesto.

Los planteles educativos no pagaban ese impuesto y el Concejo Municipal de Cali acordó aplicarlo desde enero. El plazo para el pago se venció en febrero y ahora empezaron a llegar las notificaciones.

Hemos dicho no y no al impuesto. La Constitución manifiesta que somos un servicio público y como tal debemos ser vistos ante la ley manifestó Tenorio.

La obligatoriedad del pago de este impuesto llega en la peor crisis de los colegios privados de Cali, que tienen que afrontar no solo el incumplimiento en el pago de pensiones por parte de los padres de familia, sino la falta de estudiantes que este año no se matricularon.

El sacerdote Jairo Candamil, de Conaced, señaló que son 92 los colegios católicos de Cali a los que se les obligará a pagar una tasa del 11 por ciento, cuando moteles y otros establecimiento pagan el 7 por ciento.

Manifestó que si los obligan a pagar el impuesto, tendría que ser asumido por los padres de familia. De los 92 colegios orientados por religiosos, 22 son fundaciones y también recibirían el mismo gravamen.

El director de Hacienda Municipal, Francisco Mejía, admitió recientemente que una tasa para los colegios más alta que la de los moteles es una inequidad y se estudia un proyecto para corregirla.

Reiteró que las exoneraciones de impuestos que impliquen reducción en los recaudos no son posibles pues afectaría el Convenio de Desempeño suscrito con los acreedores financieros y significaría incluso una penalización para quien las autorice.

Ayer se reunieron los colegios de Palmira para estudiar una posición ante el cobro del siete por mil de industria y comercio en su municipio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.