ABAJO LA GUERRA, ARRIBA LA PAZ

ABAJO LA GUERRA, ARRIBA LA PAZ

Desde ese octubre de 1949 al cerro no había vuelto a subir tanta gente con el ferviente deseo de pedir el cese al fuego, solo hasta el domingo se volvió a repetir la historia. Se estima que unas 50.000 personas estuvieron renovando su vot de paz ante el Cristo que tiene los brazos abiertos y mira hacia la ciudad.

26 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Así es.Hace 50 años la población de Villavicencio subió por un estrecho camino hasta la cima del cerro El Redentor, como se conocía en ese entonces a Cristo Rey, para pedir por el cese de la guerra partidista, y como símbolo de su plegaria construyeron allí un templo con la imagen de Cristo.

El pasado domingo fue un día especial, pues ni el calor doblegó el deseo de exigir también sacar a los civiles del conflicto y empezar las negociaciones sin más dilaciones. En la cima, el público se contagió de la alegría del cantante William Alexánder y entonó el coro Abajo la guerra, arriba la paz , tras lo cuál el sacerdote Crisanto Ramos, dijo: Ya no somos mudos, ni estamos sordos. Ni por asustados que estemos vamos a salir corriendo. Somos una expresión ciudadana que crece y se erige respetuosa para demandar de los grupos alzados en armas el cese de su demencial empresa , dijo el religioso al dirigirse a todas las personas que subieron a Cristo Rey para unirse a la marcha del No más.

(Recuadro) El Ariari le caminó al No más La marcha por la paz en la región del Ariari fue una jornada de consignas y encuentro. En algunos municipios como Vistahermosa y Mesetas, que hacen parte de la zona de despeje, la convocatoria fue sellada con momentos de oración y misas campales.

En San Martín y Puerto Rico los jóvenes dieron ejemplo del verdadero deseo de paz que existe en la región. Ellos no solo estuvieron en la marcha sino que también hicieron parte de la organización.

Lejanías, Puerto Lleras, El Castillo y Cubarral se prepararon para responder con lujo de detalles al llamado para pedir por la paz de Colombia.

Los habitantes de San Juan de Arama iniciaron su marcha en el sitio la Ye y concluyeron en el parque central, tras un recorrido de tres kilómetros.

En Granada los niños salieron con consignas como triqui triqui halloween, a la muerte alto ahí y monseñor Héctor Julio López, vicario Apostólico del Ariari, invitó a convertir el 2000 en el primer año sin ningún robo en Colombia, porque si se consigue que haya honestidad y transparencia el país podrá frenar la violencia e incluso salir de su deuda externa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.