EDUCACIÓN: TODO BIEN!

EDUCACIÓN: TODO BIEN!

La población girardoteña tiene ya solucionado un problema que en muchas ciudades del país es crítico: la educación.

30 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Allí, los más pequeños, los que viven de la economía informal y hasta la población marginal reciben actualmente algún tipo de capacitación, desde la formal para jóvenes y adultos hasta variados cursos de manualidades para todas las gentes.

No sólo ha sido la capacitación, sino también las obras de adecuación y mantenimiento físico de unas 40 escuelas que funcionan en las áreas rural y urbana de Girardot.

Una de las instituciones destacadas es el Colegio Policarpa Salavarrieta, que cuenta con dos aulas de sistemas a las que asisten semanalmente un promedio de 4.000 alumnos de todas las escuelas y colegios del municipio para capacitarse en informática en los niveles básico y medio.

Anexo a estas aulas, otro número igual de alumnos dejan ver sus destrezas en un Salón de Tecnología, donde aprenden las nociones básicas de física armando y desarmando máquinas de juguete, ideadas para el desarrollo psicomotriz de los alumnos.

Más educación No son solamente los alumnos de la educación formal primaria o bachillerato los que reciben capacitación. También para los grupos informales de la población se han diseñado programas con los que se pretende encontrar nuevas formas de mejorar el ingreso, en una ciudad donde el índice de desempleo llegó al 20 por ciento.

Hoy, las 535 personas aceptadas en este programa de capacitación técnico-laboral toman alguno de los once cursos diferentes que se ofrecen, tales como salud ocupacional, contabilidad, sistemas, reparación y ajuste de motores, modistería y electrónica, entre otros.

Al programa de bachillerato desescolarizado asisten 787 personas, que por diversas razones no terminaron su educación secundaria.

También, los niños con capacidades sobresalientes tienen la oportunidad de mostrar sus destrezas en un programa educativo, conocido allí como Tedara .

Para que no quede nadie por fuera, hasta los mismos docentes reciben capacitación en temas como informática, educación ambiental, teorías pedagógicas y hasta formación en valores.

Educación: todo bien! No todo es piscina y rumba en este puerto sobre el Magdalena. La educación es hoy una pieza fundamental del desarrollo de Girardot.

La población girardoteña tiene ya solucionado un problema que en muchas ciudades del país es crítico: la educación.

Allí, los más pequeños, los que viven de la economía informal y hasta la población marginal reciben actualmente algún tipo de capacitación, desde la formal para jóvenes y adultos hasta variados cursos de manualidades para todas las gentes.

No sólo ha sido la capacitación, sino también las obras de adecuación y mantenimiento físico de unas 40 escuelas que funcionan en las áreas rural y urbana de Girardot.

Una de las instituciones destacadas es el Colegio Policarpa Salavarrieta, que cuenta con dos aulas de sistemas a las que asisten semanalmente un promedio de 4.000 alumnos de todas las escuelas y colegios del municipio para capacitarse en informática en los niveles básico y medio.

Anexo a estas aulas, otro número igual de alumnos dejan ver sus destrezas en un Salón de Tecnología, donde aprenden las nociones básicas de física armando y desarmando máquinas de juguete, ideadas para el desarrollo psicomotriz de los alumnos.

Más educación No son solamente los alumnos de la educación formal primaria o bachillerato los que reciben capacitación. También para los grupos informales de la población se han diseñado programas con los que se pretende encontrar nuevas formas de mejorar el ingreso, en una ciudad donde el índice de desempleo llegó al 20 por ciento.

Hoy, las 535 personas aceptadas en este programa de capacitación técnico-laboral toman alguno de los once cursos diferentes que se ofrecen, tales como salud ocupacional, contabilidad, sistemas, reparación y ajuste de motores, modistería y electrónica, entre otros.

Al programa de bachillerato desescolarizado asisten 787 personas, que por diversas razones no terminaron su educación secundaria.

También, los niños con capacidades sobresalientes tienen la oportunidad de mostrar sus destrezas en un programa educativo, conocido allí como Tedara .

Para que no quede nadie por fuera, hasta los mismos docentes reciben capacitación en temas como informática, educación ambiental, teorías pedagógicas y hasta formación en valores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.