CAE ASALTANTE EN VÍA A ARCABUCO

CAE ASALTANTE EN VÍA A ARCABUCO

Acompañada de su tía, Lucía y salió en la camioneta de la finca de su familia ubicada en área rural de Cómbita hacia la capital del departamento. El carro estaba cargado de alimentos que pretendía comercializar en Tunja.

02 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Antes de llegar al área pavimentada, un vehículo Mazda verde se le atravesó y de inmediato dos hombres llegaron a la ventanilla. Uno de ellos dijo que era oficial de Policía y al tiempo que le mostró un carnet la invitó a bajar del carro para hacer una requisa. Uno de los hombres se dirigió al carro y el otro la interrogó sobre datos personales y a donde se dirigía.

Peligros en la vía En breve, los hombres les informaron que se trataba de un atraco y que debían cooperar para evitar su muerte. Los delincuentes encerraron a la tía en el carro que manejaban y que había sido hurtado horas antes a un ingeniero. Posteriormente, uno de ellos se llevó a un área solitaria y boscosa a la joven donde al parecer abusó de ella so pena de dispararle en la cabeza.

Luego le hurtó todas sus pertenencias, documentos dinero en efectivo y al lugar llevó a su acompañante para atarlas y escaparon en los dos vehículos.

Las mujeres salieron del lugar y dieron aviso a los vecinos quienes las ayudaron a informar a las autoridades.

La Policía de carreteras había montado el retén a la altura del barrio La María y esperaba a los delincuentes, así, cuando uno de los sujetos iba llegando a Tunja, fue capturado en el vehículo de propiedad de Lucía, que al parecer iba a ser llevado a Bogotá para desvalijarlo.

La carga que se transportaba fue avaluada en 28 millones de pesos. El otro victimario, quien se dio cuenta del retén desapareció con las joyas, dinero y el vehículo Mazda. Se trata de un hombre que acababa de salir de la cárcel donde había permanecido por 10 años como condena por el atraco un banco.

El hombre fue identificado como Pedro Orlando Arias Pineda, de 25 años, natural de Duitama, quien al parecer tiene una serie de antecendentes penales. El sindicado vestía una chaqueta negra de cuero, tenía entre 30 y 35 años, baja estatura, contextura gruesa, piel morena, ojos oscuros, cabello negro liso y lunar en una mejilla.

Las autoridades adelantan una fuerte búsqueda del peligroso delincuente por diferentes áreas del departamento y Cundinamarca. Entre tanto, el capturado permanece a instancias de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía. Que se haga justicia con los delincuentes , pidieron las víctimas del atraco a mano armada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.