RENACE LA ESPERANZA

RENACE LA ESPERANZA

El próximo domingo 24 de octubre es una fecha muy importante porque sucederán dos hechos de bastante significación para la vida futura del país.

19 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Para ese día está programada la marcha del No más!, que se debe realizar en todo el país. Así mismo, según el acuerdo entre el Gobierno Nacional y las Farc, este domingo se iniciarán formalmente los diálogos de paz, con la instalación en Uribe (Meta) de las mesa de negociación y la puesta en marcha del Comité Temático Nacional.

Los dos actos, aunque diferentes en sus orígenes, apuntan a un mismo objetivo, cual es el de la consecución de la paz y la convivencia pacífica.

Nosotros como sociedad civil, de una u otra manera afectados por el conflicto que vivimos, debemos replantear nuestro papel de espectadores pasivos del proceso de negociación. Desde nuestras posiciones, sea la que sea, podemos y debemos aportar una cuota que sirva también de argumento para legitimar la vía de la solución negociada al conflicto.

Aunque no participemos directamente en las negociaciones, con nuestros actos sí podemos demostrar y presionar una solución por la vía del diálogo. La marcha del No más! es solo una de las formas como podemos involucrarnos activamente, por eso debemos salir ese día todos a la calle para demostrarle a los grupos violentos que ya no queremos más guerra.

Como trabajadores, sea cual sea nuestra profesión u oficio, podemos empezar a propiciar un clima de paz si rechazamos y denunciamos todas las acciones de corrupción que conozcamos.

Esta cultura de la consecución de dinero fácil y por medios ilícitos, sumada a la poca efectividad de la justicia para combatirla, es una de las mayores causas generadoras de violencia, porque se ha convertido en caldo de cultivo de los grupos armados al margen de la ley, por eso debemos erradicarla definitivamente para así quitarle piso a los argumentos de la subversión y algunas veces de los paramilitares.

En este sentido destacamos la lucha contra la corrupción que se ha emprendido a nivel central desde la Procuraduría General de la Nación y la Contraloría General de la República, y al mismo tiempo instamos a los organismos de control del orden regional y local que sigan el ejemplo de los antes mencionados y muestren resultados más contundentes en la lucha contra la corrupción, práctica que en nuestra región tiene muchos adeptos. Por eso, apoyamos el proyecto que pretende inhabilitar por varios años en el ejercicio de cargos públicos y expropiar los bienes de quienes sean condenados por delitos contra la administración pública.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.