CAIMANES EMPATARON LA SERIE

CAIMANES EMPATARON LA SERIE

Los Caimanes no solo tuvieron que superar el juego y la estrategia de los Piratas, sino que también lucharon contra la presión de ganar o salir del torneo, contra el mal arbitraje y en el último cuarto contra lo incómodo de jugar sin tablero.

23 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Todo esto lo superaron los muchachos del equipo barranquillero y ganaron 124-119 a los Piratas, dándose así una oportunidad más de seguir con vida dentro de la Copa Costeña de baloncesto.

Desde el primer cuarto los Caimanes se fueron adelante gracias a la efectividad de Javon Goodman, quien no solo se apoderaba de la mayoría de los rebotes defensivos, sino que también convertía desde todos los puntos del maderamen.

El trabajo defensivo de los locales fue lo suficientemente bueno como para que Piratas se quedara atrás hasta por 12 puntos. Sin embargo, comenzó a sonar el pito del árbitro Néstor Serrano, de Santander, y comenzaron a subirse los ánimos.

Stanley Gouard, de Caimanes, fue uno de los primeros en salirse de concentración y comenzó a cruzar palabras con Timmy Gibbs y a discutir con los árbitros. A pesar de esto, el cuarto terminó 34-18 a favor de los locales.

Para el segundo Piratas cambian de estrategia defensiva y pasan de marcación individual a una zona, la cual le da mejores resultados y obliga a que Caimanes intenten desde afuera del área, con lo que la productividad disminuye. Pero lo que no disminuye es el pito arbitral que sancionan de todo y obliga que Carlos Gil, técnico Caimán, saque del juego a Ronnie Thompkins ya que sumó cinco faltas personales, entra Edgar Macías.

La diferencia de puntos se mantiene y llega en esta segunda parte a 60-49.

El tercer y cuarto periodos fueron más apretados, con la salida de Thompkins bajaron un poco el empuje y la anotación de los locales, quienes se desconcentraron y estuvieron más pendientes de las anomalías arbitrales.

Es en ese momento cuando Goodman y Stanley Gouard se echan el equipo al hombro. El primero, consiguiendo todos los rebotes, y el segundo entrando con fuerza y apoyado en los tableros consiguió 34 puntos que le dieron a la larga la victoria al equipo.

El tercer cuarto finalizó 93-76 y el cuarto 124-119, teniéndose que jugar por más de cuatro minutos de forma manual, ya que los tableros del Elías Chegwin se dañaron.

Todo fue superado y todavía los Caimanes están con vida, ahora solo tienen que ganar dos juegos.

Rafael Matallana Jr.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.