REMEMBRANZAS INOLVIDABLES DE VILLAVO

REMEMBRANZAS INOLVIDABLES DE VILLAVO

A propósito del encuentro del 25 de septiembre Llaneros de años inolvidables , Rubén Rodríguez nos ha incitado desde su columna a pasear la mente por esos deliciosos recuerdos de la juventud, que se retrotraen hasta cuando de niños éramos monaguillos de la catedral, ayudando con los Mora a los sacerdote Onofre y Linares en la liturgia y en los coros navideños, cuya música también cultivaba el hermano Florencio Juan en la Salle, lugar este último, en donde tantos de los que nos levantamos jugando trompo y bolas en el parque infantil, construimos menús de pilatunas.

07 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Aparecen así Fideligno Martínez, Argemiro Méndez, los patíbulos Morales, Omar Hurtado, Pacho Escuadra , etc.

Ellos seguramente recordarán las carreras de triciclo con cadena, que en el parque central siempre ganaba Bustos y en bicicleta Pinilla o Néstor Torres.

De importantes acontecimientos no fuimos testigos quienes tuvimos que emigrar por juiciosos a requinternados de Bogotá como el Salesiano, donde fueron a parar los Lara, los Linares, los Alvarez de Restrepo, Oscar Sandoval, los Gutiérrez de Acacías, etc.

Cualquier reminiscencia de aquellos tiempos no podrá excluir los reñidos partidos de fútbol, pero no los que Rubén olvida (siempre le ganamos al Caldas), ni los del Macal, con los Polanía, Paredes, Guillermo Hernández, el entrenador español Barriales y demás..., sino los jugados entre médicos y abogados que paralizaban hospitales y juzgados.

Recordemos entre los primeros a Alejandro Vega, Mario Gutiérrez, los hermanos Campo, Guillermo Niño, y de los segundos, una impresionante chalaca de Samuel Gutiérrez, a Regulo Niño, Jorge H. Acevedo, y a Enrique Vargas Orjuela, que no solo llenaba de público las salas de audiencia penales, sino que daba concierto de pito, fundando además el colegio de árbitros del Meta.

Eran también los tiempos de Gilberto Gómez, gran organizador deportivo, y de su tocayo Cabrera, animador de los partidos intercolonias que se jugaban a muerte en la Universidad Nacional.

Que vivan los bellos recuerdos y nos roce su suave nostalgia.

*Catedrático e investigador

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.