LANCEROS, SEGURO DE VIDA A DOS AÑOS

LANCEROS, SEGURO DE VIDA A DOS AÑOS

Cuando terminó la reunión que sostuvieron los miembros de la junta directiva de Lanceros Boyacá con su nuevo técnico en el salón del hotel San Ignacio Plaza, los representantes de los medios que esperaban notaron que la mayoría de los asistentes sonreía. Y no era para menos, se acababa de firmar un contrato que garantizará que el equipo siga compitiendo en el torneo de la primera B del fútbol colombiano.

23 de febrero 1999 , 12:00 a.m.

El tiempo de duración del contrato es por dos años con opción de prórroga. El nuevo arrendatario es el Club deportivo Fair Play de Bogotá, cuyo representante legal -y su fundador -es el ex futbolista Silvano Francisco Espíndola, de nacionalidad argentina.

Aunque esta negociación ya se había anunciado, faltaba darle los últimos arreglos y lo más importante: firmar. Con el contrato en su poder, el presidente, Sergio Castelblanco, tiene todo lo que necesita para respirar tranquilo. El mismo lo dijo, el convenio firmado con Fair Play es altamente provechoso para los intereses de la sociedad Lanceros Boyacá . De nuevo, por tercer año consecutivo y a última hora los directivos consiguen salvar la papeleta.

El año pasado fue con el senador Gabriel Camargo, mayor accionista del Deportes Tolima.

Cuál es el costo? Sin duda alguna tanto malabar y peripecia ejecutada por directivos y dirigentes debe tener un costo. Eso lo sabe el presidente, aunque por lo que han dado a conocer a la prensa, el acuerdo con Fair Play o Silvano Espíndola, es beneficioso para Lanceros. O sino, véase el siguiente listado: En primer lugar se consigue que el equipo continúe en la competencia del torneo de ascenso. Además se evitan las sanciones que la Dimayor impondría en caso de retiro del equipo. Es ventajoso porque la sociedad no tendrá que invertir más plata en el presente año y podrá buscar mejores alternativas para tratar de rebajar sus pasivos y aliviar el déficit financiero por el que atraviesa.

Tampoco tendrá que pagar jugadores porque la nómina está a cargo de Fair Play, pero adicionalmente, tendrá acceso a la administración de las taquillas en cada partido y esto permitirá generar fuente de empleo a personal de la ciudad.

En lo deportivo, el acuerdo comprende el compromiso por parte de los nuevos arrendatarios de vincular jugadores boyacenses al equipo. Además, hay una oferta de Espíndola en el sentido de escoger futbolistas del departamento para vincularlos con la escuela y hasta otorgarles becas para estudio.

No a religión Pero, con mucha malicia indígena, alguien pregunta si será cierta tanta dicha .

Yo no vengo a hacer un negocio aquí en Boyacá, de hecho la administración de taquillas en cada partido será efectuada por miembros de Lanceros. Lo que quiero es ayudar a continuar con el proceso que trae el fútbol local y brindar la oportunidad a sus futbolistas de mostrarse en el profesionalismo. Tampoco por mi condición de cristiano evangélico, se debe pensar que vengo a hacer proselitismo religioso , dijo Silvano Espíndola.

Con respecto a la inquietud de si tendrá equipo para competir con éxito en el campeonato ascenso, el argentino argumentó, que si bien es cierto que su elenco, el Fair Play, no hizo la mejor campaña en el torneo anterior de la Primera C, sus jugadores han crecido un año más y han adquirido experiencia para enfrentar el torneo de la primera B. Aseguró el técnico que contará con refuerzos, entre ellos un jugador argentino y él mismo, a sus 36 años, formará parte de la nómina del conjunto.

Para despejar dudas con respecto a los jugadores de Boyacá, Espíndola señaló que se vincularán como refuerzo tres o cuatro jugadores del departamento. Para ello ya hay unos jugadores que pertenecen a Lanceros y que estaremos viendo. También este martes y miércoles (hoy y mañana), observaremos jugadores mayores de 17 años con el fin de seleccionar candidatos para integrar a la escuela , dijo el técnico, refiriéndose a la convocatoria que han hecho en el estadio de La Independencia.

Podría decirse por lo expresado por técnico y miembros de la junta directiva de la sociedad Lanceros Boyacá, que en el presente año se inicia otro proceso con el fútbol profesional del departamento que abrió fuegos desde 1993. En lo deportivo, parece que se han solucionado las cosas. Sin embargo, en lo financiero queda un interrogante que aún no se despeja: Cajacoop es el mayor accionista de Lanceros Boyacá, y conociendo la situación por la que atraviesa la entidad y sus filiales, cabe preguntar, a quien le ofrecería eventualmente en venta sus acciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.