EL COLMO

EL COLMO

Las coincidencias no pueden ser más descaradas. En los dos últimos escándalos están involucrados los respectivos fondos; están relacionados con liquidaciones dolosas de pensiones y las cantidades, que salen de nuestros bolsillos, pasan de miles de millones de pesos. Los beneficiarios de uno y otro cobraron las pensiones, y no abrieron la boca al confirmar que estaban por encima de la cifra legal. Nadie ha devuelto un centavo pese a las investigaciones y juicios que están en marcha. Con algo de razón alguien llamó este nuevo capítulo el Foncolpuertos del Congreso. Surgen, entonces, preguntas de bulto, cuyas respuestas nos producen vergenza: Qué diferencia existe finalmente entre un empinado Padre de la Patria y un ya no tan pobre ex empleado de Puertos de Colombia? Es que en este país se borró por completo la línea de la ética pública? Cuántos escándalos más puede aguantar nuestra amenazada y desprestigiada democracia?

22 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

El Congreso ha sido objeto de frecuentes críticas por el ausentismo y el desparpajo con los que algunos parlamentarios suelen aprovechar sus cargos para obtener prebendas. En años recientes se añadió a esta reprobable conducta el escándalo por la vinculación de algunos congresistas con el narcotráfico. Y como si no fueran suficientes las manchas señaladas, ahora se descubre una danza de los millones en las pensiones de algunos ex congresistas.

La revelación del representante Navarro Wolff, según la cual en los últimos siete años el Fondo de Previsión Social del Congreso hizo liquidaciones por encima de lo permitido por la ley en favor de 161 ex congresistas y ex funcionarios de la rama legislativa, destapó una olla podrida que se suma al escándalo de Foncolpuertos, el mayor monumento a la corrupción en la historia reciente del país.

Las cantidades que están en juego en este nuevo saqueo pueden pasar de 2.800 millones de pesos. Son sumas que se vienen pagando en exceso por concepto de pensiones que en algunos casos llegan hasta 14 millones de pesos mensuales, cuando el límite señalado por la ley son 8.388.510 pesos. Salieron premiados ex funcionarios cuyos salarios eran inferiores a los de los congresistas.

En estas materias hay un sentido e indignado clamor por que estos robos no queden impunes. Ya la Contraloría adelanta varios juicios fiscales y según lo ha anunciado el contralor Carlos Ossa se prepara a abrir otros más. Creemos, sin embargo, que quienes recibieron de más y por ser quienes son no deberían esperar las sentencias y más bien reintegrar al fondo las sumas indebidamente recibidas del erario.

La opinión pública no puede permanecer indiferente ante el desmoronamiento moral de un órgano que es pilar de nuestro ordenamiento jurídico y emblema de nuestra democracia. Con mayor razón cuando la cadena de corrupción puesta al descubierto en el Congreso involucra a personajes encausados en el proceso 8.000, condenados y en algunos casos todavía presos. Que tales individuos, que deshonraron con su conducta a la institución, se estén beneficiando con pensiones irregularmente autorizadas, es algo que excede los límites de la tolerancia.

Lo menos que puede esperarse es que la Contraloría concluya pronto las investigaciones de este nuevo Foncolpuertos , que los dineros pagados en exceso sean devueltos y que los responsables reciban la sanción ejemplarizante que reclama su despreciable conducta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.