MÁS HALLAZGOS CONTRA EL CÁNCER

MÁS HALLAZGOS CONTRA EL CÁNCER

Dos importantes descubrimientos para combatir el cáncer fueron dados a conocer la semana pasada por la comunidad científica a la opinión pública. Mientras que un equipo de canadienses encontró una bacteria que puede destruir células cancerosas, otro, en Estados Unidos, creó ratones resistentes a la enfermedad, como parte de las investigaciones que buscan obtener medicamentos para erradicar tumores en las personas.

19 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Los investigadores del Instituto del Cáncer de Ontario descubrieron que la bacteria E.coli, presente en la carne que no está lo suficientemente cocida y que provoca fuertes diarreas, es capaz de acabar con las células cancerosas.

Durante las pruebas de laboratorio realizadas con muestras de sangre humana, los equipos de investigadores de Toronto y Edmonton (Alberta), conducidos por Jean Gariepy, del Instituto del Cáncer de Ontario, destacaron que la toxina producida por la bacteria llamada comúnmente bacteria de la hamburguesa puede penetrar ciertas células cancerosas e incitarlas a autodestruirse.

Los científicos usaron esta toxina bacteriológica para limpiar las células cancerosas de la médula ósea de los pacientes que sufrían cáncer de seno, leucemia, linfoma o tumor de la médula ósea, el mieloma. Según los investigadores, la toxina no parece afectar a las células sanas de la médula.

Además, aseguraron que la médula ósea extraída del cuerpo de un paciente podría ser limpiada con ayuda de la bacteria E.coli y después reimplantada sin riesgo de reintroducir la enfermedad en el paciente.

Hasta el momento, no había forma de eliminar las células cancerosas , explicó Linda Pilarski, investigadora del Instituto del Cáncer de Edmonton.

Los investigadores, cuyos trabajos fueron publicados en el diario de la sociedad estadounidense de hematología Blood de la semana pasada, esperan obtener ahora el visto bueno del Ministerio canadiense de Salud para efectuar, a partir de la primavera del 2000, ensayos clínicos en seis pacientes que sufren mieloma múltiple.

Los superratones Por su parte, un grupo de científicos en Estados Unidos ha creado ratones resistentes al cáncer mediante la modificación de ciertos genes que controlan la formación de los vasos sanguíneos que nutren a los tumores. Este es un importante adelanto en la fabricación de nuevas drogas para erradicar los tumores en las personas.

Los 57 ratones creados recibieron inyecciones con cien millones de células de tumores. Muchos de ellos no desarrollaron ningún tipo de cáncer, otros adquirieron tumores que finalmente se reabsorbieron o no se extendieron. La eliminación de muchas copias de los genes pareció no tener efectos peligrosos para los ratones.

Se trata del más reciente avance en una de las más excitantes y prometedoras áreas de la investigación oncológica: la angiogénesis, o formación de vasos sanguíneos. Los científicos tratan de buscar formas de eliminar el cáncer al detener, principalmente, el crecimiento de dichos vasos sanguíneos.

El año pasado, en uno de los descubrimientos más celebrados sobre la investigación de la angiogénesis, el doctor Judah Folkman de la Universidad de Harvard informó que dos proteínas que provocaban los tumores en ratas de laboratorio, la angiostatina y la endostatina, se redujeran o desaparecieran al cortarles el suministro sanguíneo. Las pruebas en personas están por comenzar.

El estudio en ratones, que será publicado en la edición de esta semana de la revista Nature, involucra dos genes llamados Id1 e Id3 que según se descubrió juegan un rol vital en el poco entendido proceso de la angiogénesis.

Es un hallazgo inesperado e importante , comentó la investigadora Luisa Iruela Arispe, del Centro de Cáncer Jonsson de la Universidad de California de Los Angeles (UCLA).

Otros de los investigadores, Robert Benezra, un biólogo especialista en células del Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering de Nueva York, dijo que los hallazgos podrían atacar a los tumores mediante la inactivación de los genes.

En particular, el descubrimiento podría ayudar a los científicos a desarrollar tratamientos que puedan distinguir entre los vasos sanguíneos normales y aquellos que proceden de tumores.

Con información de AP y AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.