UN MONSTRUO DE LA SOCIEDAD:

UN MONSTRUO DE LA SOCIEDAD:

31 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

A pesar de la insensibilidad social que parece ya anestesiar a los colombianos que ven pasar ante sus ojos toda clase de crímenes y violaciones, la espantosa confesión del asesino de niños, cuyo nombre ni siquiera vale la pena repetir, conmociona y entristece a millones de personas.

No se explica cómo un ser llega a cometer hechos tan inhumanos y brutales, como el asesinato frío, calculado y salvaje de 140 niños. Los estudiosos de la mente humana dirán que es actitud propia de un enfermo mental. Sí, pero sobre todo es el producto de una sociedad descompuesta, que maltrata y violenta a los menores; que no les sabe inculcar valores. Estas son las secuelas de los atropellos familiares, niños que forzosamente crecen con resentimientos y trastornos, y que como adultos van a desfogarlos generalmente en seres inocentes. El criminal tendrá un castigo máximo por el resto de sus días. Pero es demasiado tarde. El terrible daño causado es irreparable.

Sin embargo estos dolorosos tumores sociales tienen que hacer reflexionar, y obligan a miranos en el espejo de muestras propias falencias familiares y a pensar en qué generaciones estamos incubando hacia el futuro. La lógica y la amarga experiencia enseñan que quien ha sido violentado, va a violentar a otros; que el maltrado degenera. Por ello desde la propia cuna, desde el hogar, hay que sembrar valores. Padres y docentes tienen una tarea vital de crear mentes sanas. La Iglesia, los medios, el Estado, todos somos responsables del futuro.

Por ello duele y preocupa que al mismo tiempo en Medellín, en aquellas comunas donde la muerte anda del brazo de una juventud agresiva y desorientada, una madre comunitaria haya muerto abaleada, mientras de su vientre fue extraído un bebé de 8 meses que se resistió a morir. Qué futuro, por Dios, le espera a ese nuevo ser, junto a sus cuatro hermanitos que no sobrepasan los diez o doce añitos? Estos son los niños que con mayor énfasis debemos proteger. Ya hemos perdido mucho; no engendremos más monstruos como el asesino de Pereira.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.