EL MILAGROSO MANGLE

EL MILAGROSO MANGLE

A punta de mangle cartagenero se puede limpiar el río Bogotá. Esta plantica, propia de las costas, tiene sorprendidos a los habitantes de Villapinzón, pues absorbe los químicos que las procesadoras de cuero vierten con sus aguas de desechos a este río, cuando apenas lleva siete kilómetros de nacido.

08 de noviembre 1999 , 12:00 a.m.

Y los más felices con este nuevo aliado costeño son los 137 curtidores de este municipio cundinamarqués, a quienes solo han mirado como los malos del paseo, pero que tienen la voluntad de reducir estas cargas contaminantes.

Ahora, gracias al mangle, único árbol marino del mundo, ellos tienen una posibilidad de dejar libre de sustancias tóxicas y de sales las aguas por lo menos en un 80 por ciento antes de depositarlas al río.

Pero esta fe ambiental que la Asociación de Curtidores de Villapinzón (Acurtir) ha puesto en el mangle, creció como las mismas planticas durante el último año.

Al principio, cuando la bióloga marina Luz Ester Sánchez llegó a la población con el cuento de la fitorremediación y con las semillitas traídas de Barbacoas, pocos le apostaron al experimento. Solo Pedro Vera, un curtidor, ofreció su fábrica para instalar un vivero.

La inquietud era: cómo iba a crecer mangle a más de 2.000 metros cuando este se goza la vida en el mar, pues necesita de la sal? Pero pasó la primera prueba: aguantó vivir en pleno altiplano cundiboyacense y, además, su alimento fue precisamente las sales que sueltan las pieles en desarrollo de su procesamiento y que, de paso, son contaminantes.

Nunca me imaginé que esta plantica tan insignificante fuera a absorber el cromo y el ácido sulfúrico, y que purificara el agua , dice Luz Amparo Casallas, sobrina de Vera y quien se ha encargado de monitorear el crecimiento del mangle.

Ahora creen tanto en ella, que se atrevieron a echarle ácido sulfúrico puro para ver hasta dónde aguantaba, y aunque se le cayeron las hojitas, sobrevivió. Estamos aterrados porque el sulfuro es tan fuerte que produce humo al echarlo en el agua, y no fue capaz de quemarlas , dice Vera.

El agua sale verde por el cromo el más contaminante del ambiente y tras 15 días en la piscina con mangle, queda clarita , dice Vera. Además, resulta más económico comparado con lo que valdría una planta de purificación .

Según cálculos de Sánchez, cada biorreactor (una especie de piscina donde se sembrará el mangle) costaría máximo unos 5 millones de pesos, mientras que Vera calcula que una máquina purificadora para una fábrica mediana saldría por 50 millones de pesos.

Los curtidores saben de otras tecnologías descontaminantes, pero estas tienen el problema de que suben el costo de las pieles y no las harían competitivas en el mercado. Igual sucedería si utilizaran productos biológicos para curtir, los cuales son el doble de costosos.

El mangle según Sánchez tienen la ventaja de que es una tecnología económica, limpia, y su capacidad de extraer contaminantes se mantiene debido al crecimiento de la planta .

No hay nada más económico, lo siguiente es 100 veces más caro , dice Sánchez acerca de esta investigación, que será publicada en diciembre en revistas científicas como un gran descubrimiento colombiano.

Filtros biológicos En Villapinzón se produce el 50 por ciento de la contaminación de curtiembres en Colombia, y los curtidores dicen que es innegable la polución que producen por lo menos 137 fábricas apostadas a ambos lados del río Bogotá. Sin embargo, se quejan de que no conocen la asistencia del Estado y de las autoridades ambientales en educación ambiental y capacitación .

No sabemos cómo solucionar el problema, y solo hemos recibido represión , dice José Agustín Farfán, presidente de Acurtir.

Farfán dice que ellos no son los únicos culpables del deterioro del río Bogotá. Los dueños de los nacimientos del cauce son particulares que agotan el agua en un 80 por ciento y sin permiso ambiental para riego de pastos, agricultura y estanques piscícolas . Con solo un paso, se puede pasar el río Bogotá en el casco urbano , dice Farfán.

Sin embargo, ellos tienen la voluntad de verter menos contaminantes químicos al hilito de río que queda. Jaime Buitrago, otro curtidor, invirtió en una tecnología para separar los desechos líquidos de los sólidos, para no arrojar estos últimos al río, pero tiene el proyecto parado, pues la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) le solicitó un plan de manejo ambiental.

Pero lo importate es la voluntad de descontaminar, que se inició con el experimento del mangle. Por eso, tienen puestas sus esperanzas en esta planta, cuya fase fue apoyada financieramente por el Fondo FEN. Ahora, los curtidores esperan que este depurador natural no se marchite, pues está en veremos los recursos para los biorreactores en cada una de las curtiembres, con lo que se espera reducir en un 80 por ciento los contaminantes que van al río Bogotá.

Gran depurador Los manglares son plantas leñosas que se desarrollan a lo largo de todas las costas del trópico y subtrópico. Necesitan temperaturas cálidas o por lo menos corrientes cálidas En la costa el manglar es como el riñón de la tierra: elimina las sales y tóxicos del suelo para darle paso a la vegetación. Como es marino, aprovecha las sales para su fotosíntesis.

Su vida depende del agua salada. No obstante, existe una sola especie que tiene sus orígenes en el continente y es de agua dulce.

En el caso de Villapinzón se ensayó con dos tipos: Avicennia germinans y Rhizophora mangle, que fueron traídos de Cartagena, pero que se encuentran en muchos lugares de la costa.

Es el único árbol que tiene capacidad para soportar condiciones hostiles como suelos ácidos, sin oxígeno, inestables, inundados, salinos, etc.

Según la bióloga marina Luz Ester Sánchez, Colombia tiene la patente a nivel mundial del mangle como tratamiento de aguas.

No es la primera vez que el mangle descontamina. El manglar revivió el corregimiento El Llanito, en Barrancabermeja. Sus suelos antes estaban envenenados con altas cantidades de sales y de hierro, y con metales pesados como el bario. Pero el poder limpiador del mangle lo convirtió en un bosque que se compagina con la vegetación natural del área.

El Instituto Colombiano del Petróleo (ICP) también lo ha utilizado para purificar las aguas que salen del fondo de la tierra con el petróleo y que van a parar al medio. Estas aguas vienen con mucho aceite y gran cantidad de sales y metales pesados.

Y en Tolima, los resultados fueron mejores. Con manglar hidropónico, es decir, sembrado en el agua, recupera las sales y los metales que se viertan al agua.

FOTOS: A LO LARGO de cuatro kilómetros del río Bogotá hay por lo menos 180 curtiembres entre Villapinzón y Chocontá.

EN ESTA piscina, dentro de un invernadero, el mangle funciona como un filtro biológico para descontaminar las aguas industriales. Se chupa la alta concentración de cromo y de cloruro que queda en las aguas de desecho, luego de procesar el cuero.

Fernando Vergara /EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.