LAVADO, EN LA MIRA DE LA UE

LAVADO, EN LA MIRA DE LA UE

La Unión Europea (UE) se ha trazado como objetivo acabar con el lavado de dinero. Así lo establecieron este fin de semana los jefes Estado y de Gobierno de los 15 países comunitarios durante la cumbre de la ciudad finlandesa de Tampere, donde consensuaron varias medidas para perseguir los fondos de origen oscuro.

19 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

La más importante es el levantamiento del secreto bancario, siempre y cuando sea solicitado por las llamadas Unidades de Información Financiera, que cumplen funciones judiciales y de Policía. Tales unidades podrán emplear esta herramienta por el simple hecho de que una transacción les huela mal.

Por si fuera poco, de ahora en adelante no sólo los bancos deberán reportar extraños movimientos de dinero. La misma obligación cobijará a las casas financieras, los bufetes de abogados y hasta los casinos. Esta ofensiva contra el crimen, acaudillada por el presidente de Francia, Jacques Chirac, no dará tregua.

Y qué hacer con Luxemburgo, que presenta mil trabas para levantar el secreto bancario? Y con Gibraltar? Y con las islas británicas del Canal de la Mancha o del Caribe, auténticos paraísos fiscales? Pues no tendrán más remedio que cumplir las normas, según han aceptado el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, y su colega británico, el laborista Tony Blair.

También determinaron los Quince la adopción de otras medidas dentro de las cuales se contemplan el fortalecimiento de los cuerpos investigadores transnacionales y, muy especialmente, el acatamiento en toda la UE de una sentencia judicial en firme dictada por un juez de cualquier país miembro. Algo que dejaría sin razón de ser a la extradición en la órbita comunitaria.

Además, los jefes de Estado y de Gobierno le dieron vía libre a la puesta en marcha del denominado Sistema Común Europeo de Asilo, con el propósito de unificar los procedimientos de este mecanismo.

Y en cuanto a la política frente a los inmigrantes, los líderes convinieron la elaboración de unas normas que permitan que los extranjeros que residen de forma legal dentro de la UE puedan ser titulares de los mismos derechos y obligaciones que los nativos. Para el año 2001 se espera un avance en esta materia.

FOTO: El presidente de Francia, Jacques Chirac (centro) y el ministro de exteriores, Hubert Vedrine (izquieda), fueron los encargados de impulsar la iniciativa durante la cumbre de Tampere, en Finlandia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.