PUERTO RICO ENTRE DOS MIEDOS

PUERTO RICO ENTRE DOS MIEDOS

El pasado miércoles, cuando escuchó la noticia transmitida de boca en boca Joaquín* fue hasta su casa, sacó su hamaca y una cobija y abandonó el pueblo.

31 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Las autodefensas que un par de semanas atrás habían estado en Puerto Lleras se dirigían a Puerto Rico y estaban haciendo retén a 20 kilómetros del casco urbano, en el cruce de la vía que va hasta esa población con la que conduce al departamento de Guaviare.

Eran las seis de la tarde y estaba lloviendo cuando Joaquín y su familia emprendieron el viaje. A paso ligero caminaron durante una hora por la orilla del río hasta la finca de un amigo. Allí pasaron la noche. Entre tanto, canoas llenas de gente presa del pánico atravesaban el Ariari y el comercio cerró sus puertas desde las cinco de la tarde.

Los testimonios que hemos escuchado aseguran que los integrantes del grupo armado que hizo el retén afirmaron que en adelante harían presencia en la zona, que aquellos que no debieran nada no deberían huir y que no estaban dispuestos a ceder más terreno a la guerrilla , dijo a LLANO 7 días Carlos Enrique Melo, personero de la localidad.

El grupo de autodefensa no llegó hasta Puerto Rico, pues en el camino cambiaron el camión en el que se transportaban por otro que transitaba por allí. Luego de esto, tomaron la ruta hacia San José del Guaviare. Pero desde ese día, Puerto Rico vive una tensa calma por la violencia que ya pasó y por la que pueda llegar.

Desprotegidos La incursión guerrillera registrada en julio y que duró tres días los dejó sin puesto de policía, sin colegio de bachillerato y desprotegidos por el estado. Y pueden llegar los paramilitares y causar muertes como se ven en la televisión , afirmó Joaquín.

Nos da miedo que lleguen con lista en mano matando gente. Dicen que matan al auxiliador de la guerrilla y auxiliadores de la guerrilla somos todos los que estamos en un pueblo de estos, obligados por el temor y no por gusto , dijo Alberto*.

Ahora causa miedo que suene un carro o cualquier otro ruido porque nos parece que esos sonidos anuncian la llegada los paramilitares , dijo otro habitante del municipio.

Por su parte, el alcalde de Puerto Rico, Ernesto Ramírez, manifestó que aunque se afirme que allí no pasa nada y que todos son rumores, sí está pasando algo pues el temor se esconde en cada rincón del pueblo. Y ese temor distorsiona la realidad y agranda los hechos , agrega.

Ese es el mismo miedo que ha hecho que el comercio disminuya, que se hayan ido por lo menos 30 familias y que la gente prefiera guardarse temprano en sus casas.

También ha obligado a los habitantes a evitar los viajes terrestres hasta Puerto Lleras, pues al temor ser víctimas de caer en un retén montado por los paras en la vía, se suma el mal estado de la vía: el viaje, que dura normalmente tres horas, en temporada de lluvias puede prolongarse a 24.

Salir como sea El temor y la comodidad ha incrementado los viajes en voladora y por vía aérea. Los primeros cuestan 12 mil pesos, mientras que el vuelo en avioneta entre Puerto Rico y Villavicencio vale 77 mil pesos. Por carretera, el desplazamiento entre Puerto Rico y Puerto Lleras tiene un costo de cinco mil pesos.

Nosotros hemos acudido a diferentes organismos para solicitar el regreso de la fuerza pública y hemos encontrado eco en la Defensoría del Pueblo -dijo el Personero- quien afirmó que además de esto, lo más importante es marginar a la población civil de la guerra. La gente de Puerto Rico está de acuerdo con el regreso de la fuerza pública, pues aseguran que se sienten más protegidos cuando el estado hace presencia.

Además del temor por el ataque de la guerrilla o por una incursión paramilitar, la incertidumbre reina en Puerto Rico, tras la llegada a manos del alcalde de un sobre con cartas de los familiares de los 23 policías retenidos tras el ataque de la guerrilla, clamando por pruebas de supervivencia. Para ello, acudiremos a organismos como la Cruz Roja , afirmó el alcalde.

El párroco de Puerto Rico, Samuel Aristizabal, aseguró que los habitantes de esta localidad son buenos y exhortó a los grupos violentos para que les permitan vivir en paz.

*Los nombres fueron cambiados por razones de seguridad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.