CUIDADO CON EL TRABAJO EXCESIVO!

CUIDADO CON EL TRABAJO EXCESIVO!

Exigentes demandas, trabajo excesivo, cambios acelerados e inestabilidad laboral son sólo algunos detonantes del distrés estrés negativo que genera el trabajo diario en todos los niveles de la organización.

31 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

A esto hay que sumarle los altos costos que acarrea para una empresa el tener que asumir incapacidades por causa de esta enfermedad.

Según Jorge Cerani, médico de Productos Roche, una persona estresada gasta un 48 por ciento más de dinero y pasa un 56 por ciento más de tiempo en incapacidad que quien no padece el mal.

Para algunos consultores los resultados de la prevención y el tratamiento del distrés son mayor productividad, menores costos, menor ausentismo, rotación y accidentes y una más saludable fuerza de trabajo.

Sin discriminaciones En casi todas las empresas el estrés se ha democratizado. Según cifras del VI Congreso suizo para la salud, en los países desarrollados, cada año se pierden 150 mil millones de dólares por causa de esta enfermedad.

Algunos de los factores que causan estrés en el trabajo han sido definidos por especialistas de la salud. Estos van desde el daño que causa la contaminación en las grandes ciudades que producen resfríos, dolores de cabeza y enfermedades respiratorias hasta la competitividad, la recesión y el desempleo, entre otras cosas.

Hay personas que realizan el trabajo de otros que fueron despedidos de sus puestos. Así, los hiperocupados y los desocupados sufren de estrés. Y también aquellos trabajadores con contratos a término fijo que renuevan su contrato cada tres meses.

Son muchas las acciones que se pueden tomar dentro de una empresa para evitar el incremento del estrés en los trabajadores.

Algunas de ellas pueden ser la creación de redes de apoyo solidario o el patrocinio de actividades deportivas y recreativas. O la simple medida de permitir a sus empleados dar un paseo de 15 minutos.

Entonces, qué hacer? Pero estas medidas no serán efectivas si los trabajadores no toman parte activa de ellas.

Deben saber decir no cuando están sobrecargados de trabajo. Muchos no lo hacen porque les puede costar caro.

Es importante saber diagramar los tiempos para poder responder a las demandas, tratar de hacer un paréntesis el fin de semana y en las vacaciones, hacer lo que uno ama en el trabajo y, si no se puede, hacer lo que se debe con la mejor voluntad.

Se puede confeccionar un inventario de los factores de estrés, como por ejemplo, la relación con el jefe y los compañeros, la falta de comunicación y la sobrecarga de trabajo. De esa lista se debe ver cuáles son los puntos que se pueden abordar sin mayor conflicto. También saber que uno no puede agradar a todo el mundo.

** Adaptado de La Nación, de Argentina.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.