ALERTA POR LAS LLUVIAS

ALERTA POR LAS LLUVIAS

Por lo menos 15 casas inundadas cerca al humedal de Jaboque, 50 familias en potencial peligro en el barrio El Recuerdo y alerta general en todas las riberas de los ríos es el balance de las fuertes lluvias que se han registrado en las últimas 48 horas en la ciudad.

31 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Los casos más complicados se registraron en los barrios la Libertad, Santa Fe y El Recuerdo, sector de Bosa, en el Socorro y Olarte, localidad de Tunjuelito, y en el humedal El Jaboque en Engativá.

El cuerpo de Bomberos informó que hay alerta general en todas las riberas de los ríos de la ciudad y también en los sectores aledaños de caños, lagunas y humedales.

A pesar de lo complicado de la situación, al cierre de esta edición las autoridades no tenían registro de desaparecidos o muertos por el aumento en el nivel de los ríos.

En el sector de El Recuerdo 50 familias estaban pendientes de una posible reubicación, pues las fuertes lluvias hicieron que se desbordara el cauce del río Bogotá. Las aguas llegaron hasta la zona de protección y comenzaron a presionar un muro de contención que separa el sector inundable de por los menos 30 viviendas.

Defensa Civil, Cuerpo de Bomberos, Policía, Secretaría de Obras Públicas, Alcaldía Local, Ejército y la Unidad de Atención y Prevención de Emergencias trabajaban ayer en el refuerzo de las paredes del muro que desde el viernes en la noche estaba filtrando agua hacia las viviendas.

Aunque ayer, en las primeras horas de la tarde, la situación parecía controlada hacia las 4 p.m. volvieron a registrarse lluvias que complicaron los trabajos. La sugerencia de las autoridades era la evacuación de las casas más próximas a la zona de desborde, pero sus habitantes se resistían a tomar la decisión.

Aquí dijeron que nos teníamos que ir, pero para dónde. Ni siquiera tenemos para comer, cómo quieren que dejemos tirado lo poco que tenemos si de pronto nos lo roban , dijo ayer Priciliano Galindo, quien armado con una caneca negra sacaba el agua de su pequeño rancho de lata y plástico ubicado a tan solo 15 metros de la ribera del río.

Luz Estella Casas, alcaldesa de Bosa, informó que si bien la situación era complicada, estaban trabajando para que no ocurriera ninguna tragedia en el lugar.

En otros sectores Al cierre de esta edición el Cuerpo de Bomberos informó del desbordamiento del río Bogotá en el sector del humedal de Jaboque. Según el reporte, por lo menos 15 casas que fueron construidas irregularmente en la zona de protección se inundaron.

Equipos de emergencia de Bomberos y Defensa Civil atendían el caso. Anoche solo se tenía el registro de pérdidas materiales.

En el resto de la ciudad se presentaron empozamientos de vías principales como las autopistas Norte y Sur, avenida 68 y Boyacá y en la carrera 30.

En los barrios El Socorro y Olarte también se presentaron inundaciones menores en algunas viviendas por las lluvias de la mañana. También se tenía vigilancia permanente del río Juan Amarillo en el sector de Suba, pues registraba un incremento considerable de su caudal.

Inundaciones en Cundinamarca En Cundinamarca el invierno también empezó a hacer estragos. En Fúquene, en la vereda Tarabita, sitio Vuelta La Grande, el desbordamiento del río Ubaté dejó a 30 familias afectadas.

Según Nidia Garzón, directora (e) de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres de Cundinamarca (Opad), las personas afectadas fueron trasladadas a la escuela municipal. Garzón agregó que los organismos de emergencia de la población, junto con personal de la alcaldía y la comunidad, hicieron barreras de contención, lo que evitó que la emergencia fuera mayor.

En Tocancipá también hubo estragos. Los fuertes aguaceros de la noche del viernes causaron la inundación en una zona de la vereda Canadita y en la urbanización la Estancia. Al cierre de esta edición maquinaria de Asocentro hacía los drenajes para superar la inundación.

En Puerto Salgar, la administración municipal procedió a hacer una evacuación preventiva de los habitantes de las islas Rayadero y El Sol, debido a que la cota del río Magdalena, que desde abril se había mantenido en 4,55, aumentó a 4,80 en los últimos dos días.

Aunque aún no se han presentado situaciones que lamentar, la Opad continúa en alerta naranja y solicita a los municipios mantener activos los Comités Locales de Emergencia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.