FARC ASESINAN OTRO MILITAR SECUESTRADO

FARC ASESINAN OTRO MILITAR SECUESTRADO

Las Farc no le perdonaron al soldado Norberto Jiménez Oviedo las ganas que tenía de volver a la libertad. Ayer, su cadáver fue trasladado a Medellín desde las selvas de Urabá, donde encontró la muerte al intentar escapar de los guerrilleros que lo mantenían secuestrado desde el 14 de agosto del año pasado.

20 de octubre 1999 , 12:00 a.m.

Una comisión de la Cruz Roja que llegó hasta la zona rural del municipio de Urrao, fue la encargada de recibir el cuerpo de los que hasta la semana pasada fueron sus captores. Jiménez intentó huir junto con un subversivo del frente 57 de las Farc, pero un grupo que salió a recapturarlos asesinó a los dos jóvenes.

El soldado fue uno de los 23 militares secuestrados después de los combates en la vereda Tamborales, en límites del Urabá chocoano y antioqueño, y en los que murieron 36 uniformados y 66 guerrilleros.

Vamos a denunciar ante organismos de defensa de derechos humanos esta nueva violación del cabecilla del bloque noroccidental de las Farc, Iván Márquez, quien fue el que ordenó el asesinato del soldado , anunció el brigadier general Eduardo Herrera Verbel, comandante de la IV Brigada.

El oficial se refirió al comunicado de las Farc, en el que la agrupación subversiva defiende su acción, y aseguró que el supuesto intento de evasión no justifica la muerte del joven. Lo asesinaron en completo estado de indefensión , dijo.

El caso del soldado Jiménez se suma al del teniente Every Hamz Moreno Quiroga, de 26 años, quien también fue muerto durante su secuestro por las Farc en Urabá.

El teniente, que en el momento de su muerte se desempeñaba como miembro de la Brigada 17 del Ejército, adscrito al batallón de contraguerrilla Cacique Coyará, viajaba desde la sede la guarnición militar en Carepa hacia Medellín, en compañía de su hermano, cuando fue retenido en un retén clandestino, el 1 de julio de 1998, en la vereda Vegadó, de Mutatá.

El 7 de julio de 1999, la guerrilla le hizo entrega al organismo internacional de dos osamentas, las cuales fueron sometidas a las pruebas de ADN para su identificación. Una en efecto pertenecía al subteniente Moreno Quiroga, ascendido póstumamente a teniente, y la otra al cabo primero Germán Carranza Calderón, ascendido luego de su muerte a sargento segundo, y quien había desaparecido desde el 13 de febrero del 98, también en Urabá.

Actualmente, 14 militares vinculados a las tres brigadas que operan en Antioquia se encuentran en poder de la guerrilla. El Ejército exigió ayer respeto para sus vidas y su pronta liberación.

Este caso se suma a la muerte de un oficial y tres agentes antinarcóticos muertos en similares circunstancias en el vichada, cuando huían de su cautiverio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.