SIGUE VENGANZA DE NARCOS

SIGUE VENGANZA DE NARCOS

Cuando salía de visitar a su suegra, herida en el atentado que le costó la vida a su esposo, otro abogado caleño fue asesinado por pistoleros en desarrollo de una sangrienta guerra entre narcotraficantes del Valle que deja en el último año más de 50 muertos.

20 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

José Fernando Lopera Barbosa, de 32 años, fue muerto a las 8:40 de la noche del lunes, tras recibir cinco impactos de bala en la cabeza.

Lopera fue seguido por dos hombres que lo esperaban en la Clínica de Occidente, en el norte de Cali, a donde había acudido a visitar a su suegra Esneda Quijano, herida en el atentado del domingo contra su esposo Vladimir Ilich Mosquera Cruz, de 53 años.

La muerte de Lopera, casado con una hija de Mosquera Cruz, no es otra cosa que el desarrollo de esta sangrienta guerra entre las mafias , dijo un vocero de la Policía Metropolitana de Cali.

Según la versión de la Policía, Lopera Barbosa se dio cuenta de quiénes realizaron el atentado contra su suegro.

Mosquera Cruz tramitó la entrega de Pacho Herrera en 1996. Su muerte se produjo a las 10:35 de la noche del domingo pasado, cuando departía con su familia en un conocido restaurante del norte de Cali.

En el mismo hecho, también salió herido Jairo Agustín Quijano, de 29 años, y el abogado William Fernando Montero, de 30.

Mosquera, junto a un sacerdote de Yumbo, realizó los acercamientos con la Fiscalía y autoridades colombianas para el entrega de Pacho Herrera, que se produjo el primero de noviembre de 1996.

Desde ese momento, presuntamente por la confesión y delación de Herrera sobre los nombres y actividades de una treintena de personas vinculadas al narcotráfico, se inició una guerra que ya cobra más de 50 víctimas.

El propio Herrera fue asesinado el 5 de noviembre de 1998 en la Penitenciaría Nacional de Palmira, donde pagaba una condena de 14 años. Por ese hecho fue detenido Rafael Angel Uribe Serna, quien ingresó al penal con un carné de abogado.

Dos días después, en Jamundí, fueron asesinados tres hombres cercanos al clan Herrera. En menos de un año, pistoleros, abogados, contadores y otras personas con nexos con narcotraficantes han sido asesinados, especialmente en Cali y Bogotá.

De acuerdo con las autoridades, se trataría de una guerra entre miembros del Clan Herrera y capos del norte del Valle, que tienen como jefes de sicarios a dos hombres conocidos como Varela y J.J. .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.