FABIO RICO SE VA DE LA NACIONAL DE CHOCOLATES

FABIO RICO SE VA DE LA NACIONAL DE CHOCOLATES

De pie y con un fuerte aplauso, los accionistas de la Nacional de Chocolates despidieron al presidente de la compañía por más de 20 años, Fabio Rico Calle, quien ayer en asamblea extraordinaria renunció.

30 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Aunque no estaba en el orden del día la asamblea, convocada par aprobar la absorción de la empresa Chocolates La Especial, por parte de la Nacional de Chocolates, ante una pregunta que le realizó un accionista para aclarar los insistentes rumores sobre el particular, Rico Calle, oficializó su renuncia, tras 40 años de vinculación a esta empresa.

El dirigente industrial, una de las figuras del llamado Sindicato Antioqueño, dijo que su retiro obedece a procesos normales dentro de la vida de las empresas y expresó su satisfacción por dejar a la Nacional de Chocolates consolidada patrimonial y financieramente como una de las compañías insignias del sector de alimentos en Colombia.

En realidad, esto hay que tomarlo como algo natural. Se cumple un período y voy a terminar el año pienso y, ya en una forma tranquila, sin problemas, ni traumatismos me retiraré , dijo.

Al confirmar que ha llegado el momento del relevo, dijo que ya la junta directiva fue informada de tal decisión, pero se abstuvo de hacer comentarios en torno a quién será su sucesor.

Negó que se trate de una renovación dentro del Sindicato Antioqueño y que esas son especulaciones. Que renovación puede haber si el Sindicato es una cosa que funciona bien, que se hizo por las circunstancias que vivía el país y la industria, con gente honesta y trabajadora. El trabajo del sindicato es ser solidario uno con una manera de trabajar, con una ética, con unas creencias de lo que es la empresa privada, entonces qué renovación puede haber en eso. Podría haber renovación en la medida en que hubiera alguien que manejara el sindicato, pero el sindicato es un ente que no tiene manejo , puntualizó.

Advirtió que se retiraba dejando una compañía sólida, tranquila y con solvencia patrimonial muy grande y que al final del año alcanzará utilidades por 70 mil millones de pesos. Las ganancias netas, a septiembre, estuvieron cercanas a los 50 mil millones de pesos.

Ayer también fue el último día de trabajo de Adolfo Arango Montoya, quien se retiró de la presidencia de Cementos Argos, tras 42 años de vinculación a esa compañía, líder en la industria cementera colombiana.

El próximo martes entregará el cargo a su sucesor, Juan Manuel Ruiseco, quien viene de desempeñarse como presidente de Cementos del Caribe

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.