ES LA INQUISICIÓN

ES LA INQUISICIÓN

Santiago Botero salió de su casa en bicicleta ayer por la mañana. La sanción de seis meses que le impuso la UCI por el alto nivel de testosterona no es motivo para que el ciclista paisa no haga lo que le gusta: entrenar.

11 de noviembre 1999 , 12:00 a.m.

Recorrió, desde su casa de Medellín hasta Llanogrande (y con retorno a casa), unos 80 kilómetros. Fueron dos horas y media de pedalazos. Allí no podía sacar de su mente la carta que la Unión Ciclista Internacional le envió a la Federación Colombiana de Ciclismo, exigiendo sancionarlo seis meses. A su regreso, habló con EL TIEMPO.

Cómo se enteró de la carta de la UCI? El pasado viernes, el médico Juan Darío Uribe me telefoneó a la casa. El recibió, del equipo Kelme, una copia de la carta. No me la leyó, pero me comentó que el mensaje era claro: una exigencia de sanción Cuál fue su reacción? Un nuevo baldado de agua fría. En el momento me deprimí y hasta casi se me salen las lágrimas. Pero ya me acostumbré a recibir malas noticias. Ahora me estoy comenzando a tranquilizar. Pero sigo preocupado. Hay una barrera difícil de superar.

La UCI afirma que usted se dopó Lo hizo? O cree que lo pudieron haber dopado sin su consentimiento? La respuesta es una sola: no. Y no creo que me hayan dopado sin que yo supiera, pues a todos los ciclistas de Kelme, desde Fernando Escartín hasta Roberto Heras, nos dieron los mismos recuperantes y las mismas vitaminas.

Cuál fue el último positivo en su equipo? El último fue el español Javier Ochoa, por un problema de hematocrito alto. Pero a los pocos días se comprobó que era un proceso natural en él.

Defina, después de esta situación, a la UCI Creía que era un organismo encargado de proteger la salud del deportista. Pero veo que es la inquisición en los años noventa. Se desviaron de su objetivo.

Cómo analiza la fallida defensa de la Federación Colombiana frente a la UCI sobre su caso? Es difícil para la Federación defenderse ante un monstruo como la UCI.

En estos seis meses de sanción, Qué carreras de las que pierde le duelen más? Todas. El objetivo para el 2000 era muy grande. Quedo por fuera del Giro de Italia y el Tour de Francia. Cuando regrese de la suspensión, solo me quedarían tres semanas para la Vuelta a España..

Qué va a hacer estos seis meses? Pues vivir común y corriente. Y entrenar, que es lo que más me gusta, así compita o no. Seguiré saliendo con mi novia, yendo a cine y estudiando algo. Me quedaré en Medellín. A Europa sólo iría este mes a firmar contrato, y volvería para la presentación del equipo a finales de enero del próximo año.

Se arruinó su carrera? Seguir así es un daño muy grande. Me amarga la vida...

Ha pensado en retirarse? Si esto sigue así, sí. Aguanto el golpe de la sanción. Pero si vuelvo a salir positivo, le daría fin a mi carrera.

Está resignado? O ha pensado en defenderse por su cuenta? Sé que hay gente que come de esta situación. A ellos no les afecta. El médico Uribe me ha dicho que recurra a una instancia internacional. Hay que ver si se puede luchar. Más que derrotado, me siento ultrajado.

Muestras y contramuestras *Hay que aclarar que los términos positivo y dopaje no son iguales. Positivo es cuando un deportista supera el nivel permitido en un examen antidóping. En este caso, se excluye al corredor para preservar su salud, pues podría estar enfermo.

*Dopaje es la confirmación de que el positivo se logró con medicamentos prohibidos.

*La UCI declaró dopado a Botero. Pero en ninguno de cuatro exámenes, realizados en Europa, se encontró rastro alguno de sustancias prohibidas.

*La testosterona es la hormona masculina que define en el hombre sus características morfológicas, fisiológicas y genitales: órganos sexuales, masa muscular propia, aparición de barba y vello, etc.

*El nivel de este examen se mide en nanogramos. Las cuatro muestras de Botero en competencia, a comienzo de año, dieron cuatro cifras distintas: 17, 21, 29 y 27 nanogramos.

*El gurú mundial en la lucha contra el dopaje fue el alemán Manfred Donike. Estableció una tabla estándar de nanogramos, luego de analizar la orina de 4.500 personas de todo el mundo (deportistas, ejecutivos, médicos, obreros...) tras exhaustivas teorías.

*De esos 4.500 casos, llegó a la conclusión de que el promedio de testosterona de una persona es de 1,5 nanogramos. Tener más o menos no es muy común. Y solo en un caso se registró la alarmante cifra de 6 nanogramos. Quedó unificado que de ahí para arriba sería anormal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.