TEHERÁN, EL MÁS GRANDE

TEHERÁN, EL MÁS GRANDE

Aunque le toca mirar por encima del hombro, a Alvaro Teherán la soberbia no le brota por los poros.

30 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

El miércoles pasado, antes del entrenamiento matinal de Piratas, el hombre de 212 centímetros de altura no puso problemas para poner su firma en pedazos de papel de diez estudiantes del colegio Jordán de Sajonia. Una leve llovizna aparecía. Pero permaneció impávido en un pedazo de tronco de la Unidad Deportiva El Salitre para lanzar autógrafos. El bolígrafo se veía como un palillo dentro de su mano derecha, que amenazaba con aplastarlo.

Teherán es uno de los símbolos del equipo en la semifinal de la Copa Costeña que comenzó anoche. Juega en la posición de poste. Algo así como el antiguo centrodelantero en el fútbol. Es el hombre que hace el trabajo sucio. No es exageración: recibo muchos golpes, soy el que menos tengo el balón en mi poder. Y cuando me lo dan, no me perdonan si fallo .

Resulta difícil creer que esta mole de 130 kilos pueda voltearse, saltar y lanzar con su mortífero brazo derecho. José Tapias, su entrenador en Piratas, no le ve ningún defecto al jugador de 32 años. Teherán es un excelente rebotero. A la ofensiva es una amenaza, pues intimida al rival y casi nunca falla al lanzar. Tiene sensibilidad en las manos y es un buen lanzador de tiros libres .

No solo sus manos infunden respeto cuando salta a cualquier coliseo con el número ocho en la espalda. Es difícil que Teherán consiga un par de zapatos: calza 50. Su esposa Gloria Heylen Valencia ha tenido que cambiar algunos hábitos. Como el de usar tacones de 10 centímetros cuando salen, pues ella apenas mide 1,67 metros.

Pequeño gigante La historia de este hijo de Marialabaja, en Bolívar ( vaya contrasentido!) es atípica. Tan solo hasta los 19 años cogió por primera vez una pelota de baloncesto. En su niñez, le atraían más los bates del béisbol y los guantes de arquero.

Mario Ramos, presidente de la Liga de Baloncesto de Bolívar, me llevó a Cartagena. Jugué el Campeonato Nacional Juvenil con el equipo del departamento en 1985, y salimos campeones , dijo Teherán.

Ahí comenzó la carrera. Pero no fue en Colombia. La siguiente escala: Estados Unidos. Una beca para estudiar educación física le cambió la vida. Del 86 al 88 jugó en la Universidad Bautista de Houston (Texas). Las siguientes dos temporadas se cambió a la de Houston.

El nuevo destino, gracias a un contrato de su representante, fue Europa. Arribó a Málaga (España). Su calidad fue conocida por Unicaja de Ronda y Fuenlabrada.

Y en el 93 casi llega a la NBA. Apenas regresó a Estados Unidos, se vinculó al Fort Wayne de Indiana. Estuvo un mes y medio al lado de hombres como Charles Barkley. Pero el entrenador, del que ni me acuerdo el nombre, me tenía bronca. Sabe qué? El director de jugadores me dijo que si de él fuera, me hubiera dejado... .

En el 95, luego de la frustración, volvió a sonreír. Salió campeón en el baloncesto de Eslovenia. Su equipo, Smelt Olympia, fue el mejor. Ahí pasó a los Capitalinos de San Juan (Puerto Rico) y aterrizó, desde hace tres años, en Colombia. Y en el 96 hizo parte del título con Paisas. Ahí jugaban otros dos hombres que lo acompañan, este año, en Piratas: Timmy Gibbs y Héctor González, su mejor amigo.

Una voz interrumpe la charla. Teherán es llamado a entrenar. Su paso lento y arrastrado desaparece cuando salta a la cancha. Tengo 32 años, pero no estoy viejo. Me siento como de 25 . Así habla el más grande.

Victoria de Piratas De la mano de Alvaro Teherán y John Giraldo, Piratas ganó su primer partido en la semifinal de la Copa Costeña. Derrotó 117-97 a Sabios con tribunas llenas en el Palacio de los Deportes.

Teherán marcó 31 puntos y se convirtió en la figura del juego. Casi no falló ningún lanzamiento debajo del tablero. Además, en los tiros libres no le tembló al pulso. Y Giraldo, como ha sido costumbre, tuvo jugadas vistosas que emocionaron al público.

Por la visita se destacó el trabajo del armador estadounidense Tim Jones, que alcanzó 24 puntos.

En el otro partido de la serie, Cafeteros de Armenia derrotó como visitante a Cañoneros de Cúcuta 133 a 122. La noticia más importante en este partido en el coliseo Totó Hernández fue la nueva marca de cestas para el torneo: el estadounidense Wayne Rogers, de Cafeteros, anotó 57 puntos.

Esta noche, desde las 8, comenzará la segunda jornada con los mismos juegos en las dos ciudades.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.