DESOLACIÓN Y DOLOR POR VOLCÁN EN ECUADOR

DESOLACIÓN Y DOLOR POR VOLCÁN EN ECUADOR

Un perro solitario caminando por una calle desierta era ayer el único ser viviente en varias cuadras a la redonda de Baños, población ubicada en el sur de Ecuador, que al igual que otros 59 municipios de la zona, tuvo que ser evacuado por la inminente erupción del volcán Tungurahua.

20 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

La columna de humo que los expertos definen como vapor de agua, ceniza y sulfuro de azufre se erigía a más de 5.000 metros de altura como las más terrible amenaza sobre el área, en la que comercios, casas y escuelas quedaron clausuradas.

El éxodo de unas 25 mil personas, para muchos obligado, empezó hace cuatro días por senderos y carreteras, para terminar en albergues de poblaciones alejadas de la zona de riesgo, ubicada 125 kilómetros al sur de Quito.

Por la noche se oye rugir al volcán como el ruido de un río caudaloso , dijo José Torres, un joven de la vecina localidad campesina de Cotaló, donde ayer quedaban unos pocos recogiendo el resto de pertenencias que les quedaban.

Los albergados son personas humildes, principalmente campesinos, que muestran dolor, descontento y desolación, por tener que abandonar sus viviendas, dejando incluso sus animales, para la gran mayoría su único patrimonio.

Es un dolor muy grande. No sabemos si volveremos a nuestras casitas. O si se las llevará el volcán , dice con los ojos llenos de lágrimas Hortencia Guamán, campesina de 55 años.

Por lo pronto, unos 350 policías recorren el área de riesgo en operaciones de vigilancia y control de la propiedad privada, mientras que las vías fueron cerradas para evitar que los vehículos ingresen a los lugares amenazados.

Según el director del Instituto Geofísico de Ecuador, Hugo Yépez, todas las señales indican que el magma del Tungurahua se encuentra a punto de salir a través del cráter, lo cual puede producirse en cuestión de horas o días.

Una especie de tapón bloquea la salida hacia el cráter y existe una presión interna que sigue acumulándose y puede destaparse de una forma violenta , agregó Yépez.

La preocupación ayer se centraba en informaciones sobre un grupo de habitantes de Baños que se escondieron para no ser evacuados por las autoridades.

Con este panorama, la zona de riesgo esperaba anoche de un momento a otro ser arrasados por la erupción de Boca de Fuego , traducción en español del nombre quechua Tungurahua.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.