SUPERSTICIONES DE ALTO NIVEL

SUPERSTICIONES DE ALTO NIVEL

Yo no gobierno para que me vaya bien en las encuestas , dijo una vez el presidente Andrés Pastrana, cuando comenzó a soportar bajos niveles de popularidad. Lo que pocos saben es que si bien no cree en las encuestas parece que sí cree en ageros.

31 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Y no solo es el presidente Pastrana. Varios altos funcionarios y ex funcionarios, parlamentarios y dirigentes políticos tienen sus propias supersticiones. Antes de leer un discurso, firmar un decreto, de sentarse a almorzar en donde hay trece personas o echarle sal al almuerzo, lo piensan dos veces.

El propio hermano del presidente Pastrana, Jaime Pastrana, admite que en su familia las supersticiones son de vieja data y son como una especie de tradición.

Para empezar, el Presidente de la República lleva en sus muñecas dos delgados hilos blancos, llamados por los indígenas Cogui aseguranzas. Ellas, según los ancestros Cogui, atraen la buena suerte y alejan las malas influencias.

Jaime Pastrana explica que en su familia las cábalas llegaron por cuenta del abuelo Carlos Arango Vélez, quien vivió durante mucho tiempo en Italia, país cuna de los ageros.

Mi abuelo hacía las locuras más grandes. Por ejemplo, veía a una persona jorobada y corría a saludarla y le daba algunas palmadas en la espalda, así no la conociera. Para él eso era de buena suerte , relata.

A todos nos quedó algo de mi abuelo. Sé que Andrés el presidente no se sienta en una mesa en donde estén trece personas . La tradición señala que cuando hay trece personas en una mesa y se riega la sal, uno de los comensales puede morir a los pocos días.

El fiscal general de la Nación, Alfonso Gómez Méndez, dice que no tiene agero alguno, lo mismo señalan funcionarios del ministerio del Interior, respecto de Néstor Humberto Martínez.

Lo único que sí hace el ministro es echarse la bendición para todo y decir bendito sea mi Dios. Sea bueno o sea malo lo que suceda, siempre se echa la bendición y dice lo mismo , comentan en el Palacio Echeverri, sede del ministerio.

El Contralor Carlos Ossa Escobar es otro que asegura no tener cábalas. Sin embargo, cree que el número trece es de buena suerte.

Dicen que el comisionado de paz, Víctor G. Ricardo, le tiene fe a sus tabacos y cada vez que se fuma uno, las cosas de la paz marchan bien.

Hoy, día de las brujas, qué mejor que conocer algunas de las supersticiones de alto nivel.

Jaime Pastrana Arango: Creo en lo del gato negro, en lo de los 13 en la mesa. No me gusta pasar debajo de una escalera y mencionar la palabra serpiente, en cualquier recinto. Creo que es de muy mal agero.

Es de buena suerte ver a tres curas o a tres monjas y de inmediato hacer un nudo con algo y pedir un deseo, porque fijo se cumple.

Siempre que un estudiante presenta un examen o uno cierra un negocio y al momento comienza a llover, es de muy buena suerte .

Horacio Serpa Horacio no cree en nada de eso, él pasa por debajo de una escalera como si nada, él no cree en ageros , dice doña Rosita Moncada, su esposa.

De pronto en la familia de Horacio lo de la sal en la mesa, que no se la pasan de mano en mano, sino que la dejan en la mesa, sí funciona. Pero eso es a nivel de las hermanas y, aquí en mi casa, son mis dos hijas las que creen en eso , agrega doña Rosita.

Juan Manuel Santos Ni recibo ni le entrego la sal a nadie y le aseguro que no existe la menor posibilidad de que pase por debajo de una escalera. Tampoco abro las sombrillas bajo techo. Como cosa rara me gustan los gatos negros .

María Emma Mejía Soy muy agerista. No paso nunca por debajo de una escalera, nunca entrego ni recibo sal de nadie y siento pavor cuando se rompe un espejo.

Ni el gato negro ni el martes trece me preocupan .

Alvaro Uribe Vélez: No le conozco ageros, él es un hombre sin ageros , dice doña María Helena Vélez, su asistente.

Fabio Valencia Cossio: Realmente no soy agerista, no tengo ageros ni supersticiones. No practico ningún tipo de costumbre de las que hay en el día de las brujas. En eso sí soy malito. Por ejemplo, cuando me dicen que es martes trece, me parece que es un día fabuloso.

Ahora, toda mi vida he sido devoto de la Virgen del Perpetuo Socorro. Lo heredé de una tía muy cercana a mí, y me quedó esa devoción .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.