MINAMBIENTE DEFINIRÁ LA EXPANSIÓN

MINAMBIENTE DEFINIRÁ LA EXPANSIÓN

Dónde vivirán los 1,8 millones habitantes adicionales que tendrá Bogotá en 10 años? Esta es la pregunta que el Ministerio del Medio Ambiente deberá resolver, puesto que la CAR y Planeación Distrital no llegaron a ningún acuerdo en el tema de la expansión de la ciudad, punto clave del Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

30 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Con esta decisión finalizó la concertación entre las dos partes, que frente al otro punto crítico de la concertación, el relativo al río Bogotá, acordaron excluirlo del POT y no será llevado al Ministerio.

La polémica sobre el tema de la expansión de Bogotá se basa en que la CAR dice que el Distrito no necesita tantas hectáreas adicionales para urbanizar como pretende y, por lo tanto, la expansión no debe ser tan grande.

Las dos partes están de acuerdo en las cifras. Según ellas, Bogotá crecerá en 1 800.000 habitantes en el año 2010. Y, según esos cálculos, se requerirán 500 mil nuevas viviendas, aproximadamente.

Pero, de acuerdo con los cálculos de Planeación Distrital, dentro del actual perímetro solo sería posible construir 112.000 viviendas de esas 500 mil y para las restantes se requerirán nuevos suelos. Es por esto que, según el Distrito, se necesitan las zonas de expansión.

La pelea más dura se ha dado por la zona de crecimiento en el norte, pues allí es donde más tierra hay. El área de expansión que propone el proyecto de POT allí es de 4.869 hectáreas. De esas, 2.834 hectáreas son propuestas como área neta urbanizable, de las cuales el 20 por ciento sería construida y el 80 por ciento restante se dejaría para parques, equipamentos, malla vial local, zonas verdes y otras zonas de cesión.

También el POT contempla que, de la zona de expansión, 813 hectáreas sean áreas protegidas, como el cerro de La Conejera, La Maleza de Suba, los humedales de Torca y La Conejera y las zonas de protección del río Bogotá.

El área de la zona de expansión se destinaría a parques urbanos y metropolitanos (552 hectáreas), dotaciones como clubes, cementerios, etc (248 hectáreas) y afectaciones del plan vial y redes maestras de servicios públicos (422 hectáreas).

Pero mientras el Distrito pretende esas 5.000 hectáreas de expansión sólo en el norte, la CAR dice que para albergar gran parte de esos 1, 8 millones de habitantes, la ciudad solo requiere 1.111 hectáreas en zonas de expansión.

En general la propuesta de la CAR divide dichas zonas así: 42,24 por ciento para zonas viales, 35,64 por ciento, residenciales, 15,64 por ciento, para zonas verdes, 3,24 por ciento para zonas institucionales, y 3,24 por ciento para zonas comerciales y de servicios. La autoridad ambiental propone además, localizar la totalidad de la demanda de los estratos cinco y seis y el 10 por ciento de la demanda de los demás estratos en el borde de la zona de expansión del norte.

Para la CAR la expansión que el Distrito propone hacia el norte traería como consecuencia la conurbación indeseada con los municipios de Chía y Cota.

En cambio, para el Distrito, el crecimiento de la ciudad es inevitable y su propuesta busca que éste sea organizado en materia de redes de servicios públicos, malla vial, hospitales, colegios y otros aspectos. Si la ciudad no brinda esta infraestructura, dicen las autoridades distritales, los nuevos habitantes se irán hacia los municipios, pero de forma desordenada como se ha venido dando.

Río Bogotá El otro punto que hizo dura la concertación durante la semana que termina y también estuvo a punto de ser dejado en manos del Ministerio fue el relativo al río Bogotá.

El Distrito no quiso reducir el cronograma del programa de tratamiento de aguas servidas para que coincidiera con el de descontaminación, como quería la CAR Sin embargo, al final las dos partes decidieron que este no es un tema del POT y que, por lo tanto, no debía ser examinado por el Ministerio.

Diego Bravo afirmó que lo que se hará es valerse de la legislación que existe sobre vertimientos. Esto significa que la CAR hará cobros de tasas cuando se trate de vertimientos que están dentro de los límites permisibles, y/o de sanciones o multas, cuando se pasen esos límites.

A pagar por agua La próxima semana la CAR le pasará al Distrito una cuenta de cobro por 30 mil millones de pesos porque la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá ha utilizado aguas de la región.

El director de la entidad ambiental, Diego Bravo, dijo que este cobro se va a hacer a raíz de un decreto que la entidad elaboró y que fue demandado por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB). El Consejo de Estado que falló a favor de la CAR y luego, la EAAB presentó un recurso de súplica ante la Sala Plena del Consejo donde se le dio definitivamente la razón a la CAR.

Así la CAR iniciará el proceso de cobro la próxima semana con lo cual el Distrito deberá girar 30 mil millones de pesos que, según Bravo, le debe a la región por usar sus aguas desde 1992.

La misma entidad iniciará otros cobros por contaminación por vertimientos que han sobrepasado las calidades aceptables. Bravo dijo que en este sentido, la CAR hará también la próxima semana un requerimiento al Distrito.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.