MEMORIAS DE UN CAZADOR DE DEMONIOS

MEMORIAS DE UN CAZADOR DE DEMONIOS

La lucha fue terriblemente exhaustiva. La camisa negra del Padre Marcos* parecía como si hubiera recibido un baldado de agua a causa de la profusa transpiración.

31 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Doce largas horas pasaron, durante las cuales no había podido descansar ni un solo instante. Los ojos le ardían y las sienes le latían como tambores, que repetían la percusión en sus oídos.

Con caminar cansado se dirigió al baño para lavarse algo del sudor. Encendió la luz del pequeño baño de azulejos opacos y lo primero que vio en el espejo lo dejó petrificado de terror. Ya no era un espejo sino una ventana al infierno, en la cual aparecían varios demonios monstruosos rodeando su figura sudorosa y demacrada.

Sintió un frío penetrante que le caló en los huesos y por primera vez, desde hace 20 años de trabajar como exorcista, sintió miedo. En aquel momento sucedido ya hace varios años no pudo pensar, pero ahora concluye que fue simplemente la grotesca despedida del diablo, su maligno y eterno enemigo, que acababa de sacar del cuerpo de una de sus pacientes.

Por sus manos han pasado, según cuenta, tantos casos de posesiones diabólicas, que ya perdió la cuenta. No solo de personas sino de casas y fincas en las cuales habitaban espíritus, aparecidos y demás fenómenos, que para el ojo experto del padre Marcos, simplemente eran manifestaciones de Satanás.

Lo que él llama su primer enfrentamiento sucedió en un pueblito del nordeste antioqueño a cuya parroquia llevaron un joven de 18 años, quien desde hacía 14 se comportaba como un animalito recuerda, aullaba como lobo, hablaba en lenguas extrañas y guturales, y atacaba a la gente .

En aquel entonces no conocía los ritos del exorcismo y era consciente de que primero necesitaba la autorización del Obispo para practicarlo, como siempre se hace en estos casos, pero presionado por la gente del pueblo decidió atacar, solo con oraciones, la posible posesión que sufría el muchacho.

Tuvo tanto éxito, que empezaron a llegarle todo tipo de casos, lo que lo obligó a aprender más del tema. Acepta que nunca ha sido visto con buenos ojos por parte de la iglesia católica, por lo que trabaja casi que en la clandestinidad. Por eso prefiere ocultar su nombre e incluso la ciudad en la cual se desempeña actualmente como sacerdote.

Un sacerdote amigo me dijo que lo mío era un don divino para ayudar a tanta gente que lo necesita. Satanás trabaja muy rápido, por eso siempre me pareció que la autorización para un exorcismo se demoraba mucho. Así que decidí actuar por mi cuenta en algunos casos , comenta y aclara: Mi labor está sustentada en años de investigación. Nunca procedo antes de un minucioso análisis de cada caso. Si fuera un charlatán o me aprovechara de la situación sería rico cobrando por cada caso que atiendo. Pero simplemente soy una herramienta del Altísimo .

Muchas veces ha tenido que desplazarse a otras ciudades del país, de dónde es requerido para tratar algún caso. Pero el que más recuerda es el de una religiosa, amiga suya, poseída por varios demonios. Esa vez tardó tres días para exorcizarlos de su cuerpo. En aquella ocasión, asegura que también el Diablo le hablo y le dijo: No has ganado, esta noche nos veremos nuevamente .

Y esa noche, el vehículo en el que se transportaba de nuevo a su pueblo perdió los frenos y acabó estrellándose contra un barranco. Desde ese día, los accidentes son permanentes, antes o después de que va a atender un nuevo caso, dice el padre Marcos.

Ahora en tiempos en los cuales parece que cualquier fenómeno mágico o religioso sería fácilmente opacado por los múltiples problemas de nuestro país, el sacerdote asegura que es cuando más trabajo tiene.

Para quienes me dicen que no hay peor infierno que el que vivimos a diario en Colombia, simplemente les respondo que si supieran cómo es el verdadero infierno se acercarían a Dios , concluye.

*Nombre ficticio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.