SECRETOS DE LOS COLEGIOS EXITOSOS

SECRETOS DE LOS COLEGIOS EXITOSOS

Para unos la violencia del sector y la falta de recursos no fue obstáculo para tener un excelente colegio. Para otros, la necesidad de enseñar a sus alumnos algo más que lo básico los motivó a incentivar en ellos el espíritu empresarial.

20 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Esas son algunas de las ocho experiencias que la Secretaría de Educación de Bogotá, y entidades relacionas con la educación, seleccionaron como las más exitosas de la ciudad.

Durante un año, 395 colegios públicos y privados presentaron su propuesta pedagógica en los 20 foros locales. Solo ocho, entre los cuales solo dos son privados y uno trabaja por convenio con la IBM, lograron demostrar que son los mejores.

Cuál es la clave de su éxito? El trabajo en grupo , responden casi todos. Y eso es parte de lo que contarán durante el IV Foro Educativo Distrital, que se realizará el 21 y 22 de octubre el la Biblioteca Luis Angel Arango. Estos son cuatro de los colegios exitosos. Mañana contaremos la historia de los otros cuatro.

Colegio Distrital José Felix Restrepo Oficial. 1.040 estudiantes.

Cuando Clara Aurora Rojas llegó como rectora no podía creer que el colegio no tuviera muros, puertas, pupitres, tiza, salones, ni siquiera desages. Las clases no podían comenzar a tiempo porque primero había que desalojar a los indigentes que durante la noche dormían en el colegio. Cartones, materia fetal y pedazos de pupitres quemados quedaban en los salones como un mal recuerdo de la invasión.

Los niños compartían con las pandillas que merodeaban el colegio y con pandilleros que estudiaban con ellos. A eso se agregaba que los indigentes siempre estaban acechando para robar cualquiera cosa.

Empezamos a gestionar recursos recuerda Rojas. Convencimos a los papás de los niños de décimo y undécimo de que hicieran el esfuerzo de pagar 5 mil pesos mensuales. Al tiempo enviamos cartas a entidades gubernamentales y no gubernamentales, a empresas, a personas y a todo el que se nos ocurría para que nos ayudaran .

La Unidad Coordinadora de Prevención Inmediata (Ucpi), la Dijin, la Sijin y la Policía les ayudaron a controlar las pandillas y a convencer a los jóvenes de que cambiaran su forma de vivir.

Hoy, cinco años después, este plantel, localizado al suroriente de Bogotá, tiene la mejor biblioteca del sector, una sala de informática con 37 computadores, un salón de audiovisuales completamente equipado, un teatro con capacidad para 128 personas y un laboratorio integrado de física y química.

Nuestra clave está en que profesores, padres de familia y estudiantes caminamos como uno solo , dice Rojas.

* Escuela Libertad Vased Convenio (ayuda IBM). 429 niños.

Héctor Silva, el rector, recuerda que en 1992 había que convencer a los padres para que llevaran a sus hijos a estudiar. Ellos preferían que los niños trabajaran y les ayudaran con el mantenimiento de la familia.

Además, unos cuantos pequeños permanecían enfermos por causa de las infecciones que les producían los malos olores y la contaminación del río Tunjuelito, en cuya ribera está construida la escuela.

A punta de reuniones, los docentes lograron convencer a los papás de la necesidad de cambiar de actitud y de trabajar en equipo para sacar adelante el plantel. Así, entre todos, arborizaron los terrenos cercanos al plantel para recuperar la ribera, además, montaron un plan de recreación con grupos de danza, música y caminatas.

Los niños más grandes empezaron a hacerse cargo de los pequeños dentro de un proyecto que llamaron Plan Padrino . La idea era (y sigue siendo igual) que estudiantes de cursos avanzados se interesaran por la parte afectiva y académica de niños de cursos inferiores.

Jeferson Valera y Camilo Torres, de 8 y 7 años, respectivamente, están felices con este plan porque sus padrinos juegan fútbol con ellos, les leen cuentos, les ayudan con las tareas y hasta les dan parte de sus onces.

* Fundación Instituto Técnico del Sur Privado. 5.600 estudiantes.

Juan sabe cuáles son los ingresos y los egresos de la pequeña ferretería de su papá, pues es el encargado de llevar los balances y todo lo que signifique la contabilidad de la empresa. El está feliz con su función porque además de sentirse útil aprovecha los conocimientos en matemáticas que aprende cada día en el colegio.

Precisamente, eso es lo que plantearon padres de familia, estudiantes, egresados, profesores y empresarios cuando elaboraron, en 1994, el PEI.

La idea era tener una nueva forma de educación que respondiera a las expectativas y necesidades de nuestros estudiantes que son de bajos recursos. Queríamos que nuestros jóvenes, que no tienen muchas posibilidades de ingresar a la educación superior, pudieran orientarse en una modalidad , explica el padre Alberto Forero, vicerrector de la institución.

Desde que fue fundado el colegio, hace 34 años, ha tenido esta filosofía, pero tomó mayor impulso con el nuevo PEI, pues allí quedó explícito que la educación que recibirían los estudiantes sería para prepararlos para el mundo del trabajo.

Se incentiva en ellos dice le padre Forero la idea de tener su propia empresa. Eso, por ejemplo, se hace con los talleres de electrónica donde aprenden a hacer cosas como alarmas y sensores que podrían producir en pequeñas empresas .

*Vicepresidencia de Relaciones con la Comunidad EL TIEMPO.

Colaboración: Diana Silva / Centro Educativo Distrital La Concordia Oficial. 1.012 estudiantes David Mojica, estudiante de décimo grado, conoce perfectamente la Biblioteca Luis Angel Arango. Cualquiera le puede preguntar por su estructura, pero, sobre todo, por la organización de las redes virtuales, pues es lo que más le gusta de este lugar. Tanto se apasionó con el tema que además de tener una novia virtual mexicana, está coordinando una red de 40 jóvenes con los que hace foros sobre temas de actualidad.

Este joven, al igual que el resto de sus compañeros de colegio, conoce muy bien la Candelaria, la zona histórica por excelencia de Bogotá. Y es así porque ese es el propósito del plantel.

A pesar de que el colegio está ubicado en uno de los sitios más importantes de la ciudad por su riqueza histórica y cultural, nos dimos cuenta de que era muy poco el conocimiento que los muchachos tenían de este lugar, por eso pensamos que era interesante crear un modelo educativo que permitiera a los estudiantes valorar nuestra historia , explica Martha Cecilia Pérez, rectora del colegio.

Así, los muchachos salen a recorren la Candelaria. Conocen su arquitectura y averiguan el pasado de cada uno de los lugares que visitan.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.