LA OBSESIÓN DE LÓPEZ

LA OBSESIÓN DE LÓPEZ

En un reciente artículo publicado en EL TIEMPO, el presidente Alfonso López Michelsen se precia de haber sido crítico implacable de la Constitución del 91... . Parece ser, sin embargo, que ese tema se le ha convertido en una obsesión también implacable que, con el tiempo, le está haciendo perder la sindéresis y ese arte tan suyo de valorar con lucidez la realidad nacional.

20 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

En dicho artículo titulado Las críticas a la Corte Constitucional , hace el ex presidente una serie de afirmaciones tan peregrinas que, de no venir de su persona y de su inteligente pluma, uno pensaría que son de un aspirante a constituyente frustrado, que dio curso sin reservas a unos torcidos y muy cocinados sentimientos.

Dice el presidente López que la Constituyente fue el fruto de la más elitista de las corporaciones de elección popular que yo haya registrado , pues todos eran figurones públicos. Y los enumera: salubristas, novelistas, cineastas, poetas, juristas, que, tras muchos años de aspirar a cargos de elección popular, solo alcanzaron sus asientos en la Constituyente de 1991 y que legislaron contra la clase política, para vengarse de que esta nunca había dado paso a sus aspiraciones curulescas .

Le recuerdo con respeto al presidente López Michelsen algunos datos, que no resultan de acomodar los hechos a mis propias conveniencias, sino que son del todo comprobables. De 72 constituyentes, 30 eran ex guerrilleros, indígenas, miembros de la Unión Patriótica, abogados de la mafia, practicantes de iglesias diferentes a la romana, representantes de los trabajadores, de los estudiantes y hasta de los paramilitares. Difícil es que alguien pueda hablar de elitismo y de falta de representatividad: entre todos ellos, muy pocos tenían el pecado establecido insólitamente por el mismo presidente López Michelsen de pertenecer en ese entonces a la élite social, política o cultural.

Los delegatarios restantes pertenecían a los dos partidos tradicionales y aquí sí dice la verdad el ex presidente, pues la mayoría especialmente los de su partido eran personajes públicos muy conocidos, como que figuró hasta un ex presidente de la República. Y no es raro que muchos tuvieran aspiraciones curulescas , ya que casi todos eran políticos. Así que, alrededor de un 40 por ciento de los constituyentes no pertenecían a ninguna élite, lo cual es bien notable en un país donde los cargos de elección popular son por lo general para la crema y nata, incluida la Presidencia de la República, que en algunos casos ha sido, además, hereditaria.

De manera insólita, el ex presidente, en su enumeración de las ocupaciones de los constituyentes, no menciona a los políticos y yo calculo que estos pasaban de sesenta. Así que no todo fue cosa de salubristas, poetas, cineastas, juristas y novelistas. Por cierto: de dónde sacó el ex presidente a los novelistas y cineastas? Si los había, eran unos elegidos muy clandestinos y muy mediocres por lo desconocidos en esos oficios.

En cuanto a los poetas, que yo sepa solo mi persona lo era, al menos de manera pública. Y como la alusión del ex presidente es tan directa, me atrevo a aclararle que nunca he tenido aspiraciones curulescas ni tampoco aspiraciones políticas en potencia , sencillamente porque mi vocación es otra. Haber sido constituyente representa, a mi parecer, el más alto honor que puede un país conferir a un ciudadano, más alto aún que la mismísima Presidencia, puesto que el titular de este cargo tiene o debería tener como único oficio respetar y hacer respetar la Constitución. Así que, en mi caso, no fui a la Asamblea en un desesperado intento de calmar la amargura de unas aspiraciones curulescas frustradas.

Pero todo lo anterior es muy secundario frente al resultado de la Constituyente. Elitistas y no elitistas, políticos, novelistas desconocidos y juristas entregamos una Carta que, a diferencia de la anterior, lleva todo colombiano debajo del brazo y la cita a cada paso para defender sus derechos. Por algo será.

(*) Ex constituyente y poeta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.