EMPRESARIO YO... POR QUÉ NO

EMPRESARIO YO... POR QUÉ NO

La idea de educar para generarle más y más empleados al país está mandada a recoger. Ahora las cosas han cambiado y el nivel de desempleo en Colombia ya no tiene para dónde crecer más. Por esta razón, el país pide a gritos nuevas fuentes de riqueza que se logran, siempre y cuando aumente el número de empresas.

28 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Por esta razón, en el pasado mes de septiembre tanto las principales autoridades académicas como los protagonistas del desarrollo de la economía nacional hicieron un alto en el camino para analizar y sacar importantes conclusiones sobre este tema en el XII Encuentro Universidad-Empresa, organizado por la Cámara de Comercio de Bogotá.

Muchos piensan que si en esta época de crisis es tan difícil que las empresas existentes sobrevivan, es aún más complicado entrar a competir en un mercado globalizado. Pero no es cierto. La necesidad de generar empresa se logra promoviendo el espíritu empresarial desde la universidad y, por qué no, desde el colegio.

No obstante, hay que tener la conciencia de que no basta sólo con abrir nuevas empresas, sino que Bogotá debe tener más empresas exportadoras, porque es claro que para que hayan empresas en un mundo globalizado se requiere exportar teniendo en cuenta que los mercados locales son muy pequeños , afirmó Teresita Cardona, Gerente de Formación Empresarial de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Para competir con otros mercados y traer riqueza, se debe tener claridad sobre cuáles son los productos que cada región del país deberían fortalecer y así buscar la manera de ser más competitiva. Este ideal es el que debe impactar necesariamente en el proceso educativo.

Y precisamente el objetivo por el que viene trabajando la Cámara de Comercio de Bogotá desde hace varios años, es convertir en realidad la idea de lograr que el sector educativo y el sector empresarial de la ciudad trabajen conjuntamente en planes concretos y específicos que tiendan al mejoramiento de la competitividad y la calidad de vida de todos los ciudadanos.

Fue así como se creó la Alianza Educación-Empresa, cuya misión es reducir el distanciamiento entre el sector educativo y el sector empresarial, por medio de proyectos que en forma conjunta beneficien a empresarios, docentes, estudiantes, entidades públicas y a todos los habitantes de Bogotá.

Esta idea surgió como una consecuencia clara del estudio sobre competitividad que para la capital, realizó la Cámara de Comercio de Bogotá, con la colaboración de la firma Monitor Company de Boston.

Tradicionalmente, los sectores educativo y empresarial, de los cuales depende en forma fundamental la creación de riqueza y el avance del recurso humano en la ciudad, se han desarrollado de forma independiente. Por ello, esta entidad se puso a crear mecanismos de comunicación y empezar a desarrollar proyectos conjuntos, indispensable para estimular ese cambio que anhelan los ciudadanos.

Uno de los proyectos en el que más se ha trabajado es el de la promoción de la cultura empresarial, en el cual por medio de tertulias, encuentros y foros se pretende generar el interés por la labor que realizan los empresarios, que son los verdaderos creadores de riqueza y de empleo.

Así mismo, se pretende despertar en los jóvenes universitarios el interés por crear empresas o desarrollar sus cualidades de audacia, creatividad, esfuerzo, voluntad y perseverancia, características de quienes se empeñan en mantener una empresa, aún en medio de las más difíciles situaciones.

En los diferentes proyectos y comités de la Alianza participan entidades como la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun), Instituto Ser de Investigación, Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, Escuela de Administración de Negocios (EAN), Escuela Superior de Administración Pública (ESAP), Asociación Internacional de Estudiantes en Ciencias Económicas y Comerciales (Aiesec), las corporaciones Calidad e Innovar, Sena, Fundación Corona el Liceo Bostón y las universidades Javeriana, Nacional, Externado, Pedagógica, central, Sabana y Jorge Tadeo Lozano.

Cultura empresarial Desarrollo de Cultura Empresarial es uno de los proyectos que impulsa la Alianza Educación-Empresa que busca la promoción de la iniciativa privada como elemento que dinamice la creación de empresas en la ciudad, garantizando el desarrollo de un tejido empresarial sólido sobre el que se sustente la generación de riqueza, empleo y bienestar.

Con esta premisa se puso en marcha el proyecto para difundir la actitud y la capacidad emprendedora, como base para el surgimiento de líderes en la actividad empresarial de Bogotá, así como en otras aéreas de la vida económica y social de la capital.

Y es que a tan sólo dos meses de terminarse este siglo, es importante promover en los jóvenes el afán de fijarse metas y propósitos, de enfrentar retos, de ser innovadores y altamente productivos y, de esa manera, fomentar las habilidades y cualidades que debe tener un verdadero emprendedor.

Para Jorge Rubio, coordinador del Centro Nueva Empresa del Departamento de Desarrollo Empresarial de la Cámara de Comercio de Bogotá, la cultura empresarial es la programación mental expresada en valores, creencias y convicciones, enmarcados en el ambiente específico de la ciudad, asociados a la comunidad y el espíritu empresarial es la fuerza vital expresada en actitudes (comportamientos y conductas) y aptitudes (capacidades y habilidades) asociadas a la persona.

La comunidad y la persona interactúan para mejorar la productividad y la competitividad en la ciudad, así como la calidad de vida de las personas.

Al hablar de cultura empresarial se pretende que los bogotanos descubran en el empresario un nuevo héroe, un nuevo imaginario colectivo como alguien digno de imitar y superar, y no como sucede actualmente, que a los jóvenes se les educa para que idealicen sólo a los deportistas y personajes de la farándula y el jet-set nacional.

Virtudes propias Bogotá, y el país en general, requiere con urgencia que surjan líderes emprendedores y más empresarios que cuenten con las siguientes cualidades y condiciones: Que aprendan a conocer, es decir, que adquieran conocimientos, que aprendan a aprender, pero también a desaprender para superar paradigmas y a identificar la realidad actual.

En el campo empresarial esta dimensión se fundamenta en conocer los temas centrales de la administración, las técnicas modernas de manejo y el entorno empresarial.

Otra condición es que aprendan a hacer. Esto se relaciona con el desarrollo de habilidades de gestión empresarial, como el trabajo en equipo, el liderazgo, la toma de decisiones y la solución de problemas, entre otras.

La tercera, es que aprendan a vivir juntos, cuya esencia está en la comprensión del otro, en la percepción de formas de interdependencia y en la puesta en marcha de proyectos conjuntos; así mismo, en asumir las iniciativas con responsabilidad social y en pensar el interés común.

También es importante que aprendan a ser. Esto se refiere a los comportamientos y valores de la persona, donde el empresario de éxito debe destacarse por su responsabilidad, autonomía, ética y prudencia, pero también por actitudes como la audacia, el riesgo medido, la decisión, la confianza en sí mismo y la persistencia.

Aprender a tener se relaciona con la eficacia o con la capacidad de generar ganancias y poseer riqueza como virtud propia del empresario. Hay que entender que el deseo por el dinero es una aspiración digna de cualquier persona y, además, un medio clave de desarrollo, en una concepción donde lo fundamental es que haya más riqueza para todos y no la distribución de una pobreza que no alcanza para vivir bien.

Finalmente, se necesitan empresarios que aprendan a sentir, cuya esencia se relaciona con el gusto y el amor por lo que se hace y se convierte en prenda de garantía para el éxito.

Igualmente, entender y actuar con entusiasmo, esfuerzo y decisión sobre el avance en estas dimensiones, son la base para el desarrollo de una cultura empresarial, que redunde tarde o temprano en el surgimiento de una nueva cas ta de empresarios en Bogotá y en toda Colombia.

Y qué piensan los docentes Enfrentarse al reto de crear empresa en Colombia no ha sido fácil para el sector educativo en Colombia. Por eso, muchas facultades de Administración de Empresas han entrado a continuas revisiones de sus programas académicos para evitar que sus estudiantes no respondan a las necesidades del país en los próximos años.

Hace poco, algunos decanos de administración de varios instituciones de educación superior le contaron a PORTAFOLIO a cerca de cómo están formando a los futuros empresarios del país.

Principalmente destacan la necesidad de que los estudiantes reciban una formación propia de los nuevos tiempos, sin olvidar la existencia de valores y principios inculcados desde siempre en la administración.

La mayoría destaca que a los estudiantes no se les debe formar con la idea de graduarlos para ser empleados, sino, por el contrario, se les debe descubrir y fortalecer su capacidad emprendedora.

Luis García, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Javeriana, afirmó que los cambios producidos con la proximidad del nuevo milenio han obligado a reevaluar los contenidos de los programas para ampliar la visión del estudiante hacía un mundo globalizado, y reforzar materias relacionadas con la ética y el comportamiento social de las organizaciones.

María Rocío Londoño, decana de la Facultad de Administración de la Eafit de Medellín, señaló que el programa que tiene a su cargo hace gran énfasis en potencializar la capacidad del estudiante para tomar decisiones y actuar libre y responsablemente.

Así mismo, facultades de administración de varias entidades del país, como la Universidad de los Andes, Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, el Politécnico Grancolombiano y la Escuela de Administración de Negocios (EAN), están trabajando en los principios básicos a la hora de formar a los empresarios del próximo siglo.

Por eso han puesto en marcha varios proyectos para el desarrollo de su capacidad emprendedora, innovación y creatividad, basadas en conocimientos sólidos, características propias de un buen negociador.

(Recuadro 1) Líderes del Siglo XXI Aunque no es fácil definir el perfil del empresario del nuevo milenio, empresarios y autoridades académicas coincidieron en las siguientes características: * El empresario del próximo siglo debe pensar globalmente pero actuar localmente, es decir, estar alerta sobre los cambios que surgen en el planeta y si es necesario aplicarlos en su propia organización.

* Debe contar con un enorme grado de adaptación y flexibilidad que le permita reaccionar a tiempo ante situaciones de crisis.

* Mantener una visión global de la empresa.

* Pensar creativamente.

* Tener un alto grado de innovación.

* Debe conocer perfectamente sus fortalezas y sus debilidades para así desarrollar una actitud frente al riesgo.

* Conocer sus límites.

* Debe ser emprendedor, pero no espontáneo, ya que todo proyecto debe ser planeado cuidadosamente parta evitar al máximo la incertidumbre.

* Poseer una formación sólida y una visión clara del futuro para asumir riesgos.

* Que busquen el trabajo en equipo y que tengan un liderazgo colectivo.

* Que tengan un pensamiento sistémico, que es la capacidad de analizar la causa de las cosas y estar preguntándose continuamente el por qué de todo.

* Ser un buen negociador.

Fundamentos del éxito 1. Visión a largo plazo.

2. Metodología de trabajo.

3. Perseverancia en los objetivos.

4. Principios/valores.

Competencias modernas 1. Trabajo en equipo.

2. Comunicación eficaz.

3. Visión global.

4. Conocimiento de uno o más idiomas extranjeros.

5. Entendimiento del negocio.

6. Compromiso.

7. Dar más de lo que se espera de uno.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.