EL EMBRUJO DE LA CANDELARIA

EL EMBRUJO DE LA CANDELARIA

En la parte alta de la ciudad vieja, La Candelaria inició su vida siendo el lugar de morada de los fundadores y hoy día son la cultura y la historia quienes anidan en sus calles.

16 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Aquí se concentra la riqueza histórica de esta ciudad y entre sus construcciones coloniales más importantes están la Casa de la Moneda, donde funciona el Museo Numismático, El Camarín del Carmen, antiguo convento de las Carmelitas, y el Museo Arqueológico Casa del Marqués de San Jorge.

Este barrio también es morada del Museo del Oro único en su género en el mundo. Allí, cerca de 23 mil piezas de la orfebrería precolombina se exhiben en una bóveda de máxima seguridad y la belleza de sus exposiciones atrae cientos de turistas durante todo el año.

Además aquí se encuentran sedes de casas culturales como el Instituto Caro y Cuervo, el Museo del 20 de Julio o Casa del Florero, ubicada en la Plaza de Bolívar, centro donde convergen la Catedral Primada, las sedes de la Alcaldía y el Congreso, el Capitolio Nacional y el Palacio de Justicia, en su nueva edificación.

Un paseo espiritual Pero no solo de política se alimentan los espíritus que rondan por este sitio capitalino, pues la religiosidad también hace presencia en sus angostas calles.

Allí tienen asiento varias construcciones religiosas que datan de la Colonia como San Ignacio, cuyas pinturas y orfebrería son dignas de admiración.

Otras iglesias que merecen ser visitadas en este barrio son las de San Agustín y Santa Clara, ésta convertida en museo. Sin olvidar la de San Francisco, cuya arquitectura la destaca como una de las más hermosas de Bogotá.

Contiguas a San Francisco se encuentran otras joyas arquitectónicas como las iglesias de Veracruz y La Tercera, en cuyos interiores se pueden observar las riquezas presentes en las construcciones coloniales.

Centro cultural En las adoquinadas calles de este mágico sitio también hay espacio para la cultura. Diferentes actividades de todas las manifestaciones tienen cita en La Candelaria.

Para los amantes de la poesía, la Casa de José Asunción Silva es el lugar por excelencia. Allí frecuentemente se realizan recitales con los poetas más famosos del país y en su completa biblioteca se pueden obtener datos biográficos de quienes empeñaron el alma por unos versos.

Tres calles más al sur está la Biblioteca Luis Angel Arango una de las más completas del país, en cuyas instalaciones funcionan salas de música y de exposiciones de artes plásticas.

Las artes escénicas también tienen lugar en las adoquinadas calles de La Candelaria. Entre ellas se destacan el Teatro La Candelaria, el Teatro Colón (sede de la Orquesta Sinfónica de Colombia y una obra arquitectónica de gran valor) y el Camarín del Carmen.

Además, La Candelaria es sede universitaria por excelencia. El hecho de que sus caminantes sean en su mayoría estudiantes, le brinda a estas calles empedradas un toque alegre y lleno de vitalidad.

Es tal el embrujo de este lugar que, dicen sus habitantes, por sus calles transitan viejos fantasmas que enamorados de este pintoresco lugar se niegan a abandonarlo para seguir su camino hacia el más allá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.