CUERVOZETA, UN VIEJO ZORRO

CUERVOZETA, UN VIEJO ZORRO

Una máquina de escribir y una cámara fotográfica que ya casi completan el siglo son las armas de Gerardo Cuervo Zorro, más conocido en los medios periodísticos Cuervozeta.

16 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Este cundinamarqués nacido en Cajicá hace 63 años, de profesión educador, dice que el periodismo es una pasión que lleva en la sangre y que la siente más cuando escribe temas relacionados con Cundinamarca.

Durante 30 años trabajó con la Gobernación de Cundinamarca como docente. Sin embargo, empezó a inclinarse por el periodismo cuando el gobernador de la época, Fernando Urdaneta Laverde, le solicitó que lo acompañara en los viajes a provincias para que hiciera los boletines y tomara las fotos, con el fin de que las repartiera a los principales medios de comunicación. Fue en ese instante cuando empecé a sentir pasión por esta profesión que ejerceré hasta que me muera , dice Cuervo.

El periodismo le ha permitido también conocer los 116 municipios del departamento, un privilegio de unos pocos.

Con la Gobernación trabajó durante 30 años y de allí salió pensionado como docente. Sin embargo, Cuervo no solamente se desempeñó como profesor y periodista de la Gobernación, sino que también fue uno de los mejores corresponsales de la Casa Editorial EL TIEMPO, en los años 60.

Su entrada al periódico cuenta fue bastante casual. No fui a pedir puesto. Fui a pedirle una colaboración económica a don Hernando Santos y resulté enganchado , cuenta con alegría.

La idea era que el periódico patrocinara un viaje a Boyacá con estudiantes de escasos recursos de Cota. Don Hernando me dijo que plata no me podía dar, pero que a cambio me ofrecía la publicación de una foto en el diario. A mi eso me pareció mejor que la plata , dijo Cuervo.

Una vez salió la foto en el periódico, don Hernando le ofreció la corresponsalía en Chía y así acordaron un pago de cinco pesos por foto publicada. Cuervo dice que con ese dinero se alcanzó a hacer su buena platica.

Hasta 1983 laboró como corresponsal y señala con orgullo que en más de una oportunidad sus fotografías ocuparon la primera página de EL TIEMPO. Recuerda que la primera foto que abrió periódico fue la de la inauguración del alumbrado público en Cajicá.

En la ceremonia se fue la luz y yo tomé la foto del recinto alumbrado con velas. Titule la imagen: Luz de mercurio a plena vela , dice Cuervozeta.

Hoy en día, Gerardo continúa trabajando en el periodismo ad honórem. Y a sus 63 años no hay nada que le impida montarse en una flota para llegar a los pueblos a cubrir los eventos, que luego plasma en las viejas cuartillas de papel bond tamaño oficio, con letra de máquina de escribir Remington, para luego llevarlas a los diferentes medios de provincia.

El único pago que él exige es que en las fotos o en los escritos le coloquen su nombre. Esa es mi mayor satisfacción y mi mejor pago .

Toda esta labor es apoyada por su esposa Virginia Domínguez, con quien lleva 42 años de casado, sus cuatro hijos y sus nueve nietos son sus principales lectores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.