EN LAS REGIONES HAY MÁS OPTIMISMO

EN LAS REGIONES HAY MÁS OPTIMISMO

Un hecho que ya no se puede negar es que hoy los empresarios son más optimistas que hace tres o seis meses, y esa situación se observa claramente en las regiones. Por eso en algunas de las ciudades que tienen industria han crecido las esperanzas.

20 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Sin embargo, ello no significa que el desempeño regional es óptimo, ya que uno de cada tres empresarios colombianos siguen pensando que la situación económica en el corto plazo no va a mejorar. Si se trata de comparar entonces existe una igualdad frente a lo que los industriales colombianos piensan que puede suceder.

Las cifras de la encuesta muestran que un 33.1 por ciento de las repuestas en todo el país le apuestan a una mejoría, el 33,3 por ciento cree que la situación seguirá igual y el 33,1 por ciento mantiene el pesimismo.

Lo cierto es que entre las 12 ciudades donde se realizó la encuesta, sólo en dos de ellas hay mayoría de empresarios que mantiene un pensamiento negativo frente al futuro en el corto plazo. En Barranquilla el 55,4 por ciento de ellos consideran un panorama muy regular, y no cree que las cosas vayan a estar mejores.

También hay empresarios pesimistas en Pereira, ciudad que fue afectada por el terremoto del 25 de enero. Esta situación se considera como la principal causa para que se acabaran las inversiones y se frenaran algunos proyectos durante 1999. Aunque se inició un proceso de reconstrucción sus empresarios consideran que este va demasiado lento.

Sin embargo, no todo es negativo en la zona cafetera. Por ejemplo, entre las respuestas que reflejan cierto conformismo o mayor cautela, están las de los empresarios de Manizales. En la capital caldense el 45,2 por ciento cree que las cosas seguirán igual.

Son moderadamente optimistas en Cartagena en donde el 44,4 por ciento también sostiene que la situación del país seguirá igual y el año terminará sin mayores sobresaltos. El 15 por ciento de los empresarios le apuesta a una mejoría.

En Bogotá la mayor respuesta se ubicó para los dirigentes industriales que creen que las cosas seguirán iguales durante el futuro inmediato (38,1 por ciento), mientras que el 30 por ciento espera mejores vientos.

En Ibagué ganan los pesimistas. Mientras que el 39,5 por ciento de los empresarios no cree que se presenten cambios en el corto plazo, el 23 por ciento le apuesta a mejores tiempos.

Las otras seis ciudades y áreas geográficas responde en forma positiva. Bucaramanga, Cúcuta, Medellín, Pasto, Villavicencio y Cali auguran un mejor desempeño para el país en lo que resta del año. Esta tendencia permite vislumbrar que Colombia en términos de producción mejorará al final del año, ya que los porcentajes en la respuesta de los empresarios proclamando una mejoría del país oscilan entre el 47,9 y el 35,2 por ciento.

Al ser consultados sobre cuál fue el comportamiento del trimestre respecto al anterior, la encuesta indica que en siete ciudades de las 12 coinciden en afirmar que el tercer trimestre fue peor que el segundo.

Barranquilla vuelve a encabezar la lista de los más pesimistas, el 62,7 por ciento de los industriales de la zona Atlántica respondió que la economía del tercer trimestre empeoró respecto al trimestre anterior. Otras ciudades con igual enfoque negativo fueron: Pereira, Pasto, Bogotá, Bucaramanga, Villavicencio, y Medellín.

Mientras tanto en Cartagena con un 65,1 por ciento, en Ibagué con el 58,1 por ciento de los encuestados consideraron que el panorama económico fue igual en el tercer trimestre que en el segundo, igual opinaron los industriales de Manizales, Cúcuta y Cali.

La preocupación Sin duda los diferentes ejercicios sobre el manejo y la recuperación del sistema financiero, por parte de las autoridades, el gobierno y de las mismas entidades, ha sido insuficiente para darle un empujón a la clase productiva.

Por esa razón, los empresarios aún se quejan del problema que enfrentan por las elevadas tasas de interés. Pese a que el DTF abrió 1999 por los niveles del 34,06 por ciento efectivo anual y que ahora se ubica en 18,12 por ciento, la reducción no es suficiente.

Por ello, a nivel nacional el 34,8 por ciento de los encuestados considera que el gobierno debe seguir vigilando y controlando el tema de las tasas de interés. En un segundo plano, la tarea que se debe imponer el gobierno es la de creación y fomento de la pequeña industria.

Entre las ciudades que consideran que el gobierno debe vigilar de cerca el ritmo de las tasas de interés encontramos a Manizales, Cartagena, Bogotá, Bucaramanga, Cali y Pasto cuyas respuestas superan los niveles del 37 por ciento.

Sin embargo, hay algunas otras opiniones que señalan que la principal preocupación debería ser la de reducir los impuestos. Villavicencio e Ibagué dan la misma importancia al costo del dinero y al fomento de la pequeña empresa. Por su parte, Pereira es la ciudad donde la prioridad para el Gobierno en el fomento de la pequeña empresa, acorde con la reactivación que merece la región luego del desastre sísmico.

Por esa misma razón, el 69,3 de los empresarios colombianos que respondió la encuesta no tiene ninguna intención en iniciar nuevos proyectos de inversión. Sólo el 26,9 por ciento responde afirmativamente.

Por ciudades se observa que Medellín es la plaza de mayor empuje, el 70,7 por ciento va a reactivar sus empresas e inversiones en el último trimestre. En contraste los hombres de empresa más negativos o pesimistas se presentaron en Cartagena, Ibagué y Pasto donde el 96,8 ; 83,7 y 81,6 por ciento respectivamente negó tener alguna intención de inversión.

Nada al exterior Pero si los negocios en el interior del país tienen problemas, los que podrían buscarse con el exterior tampoco están muy claros, aunque para muchos analistas debe ser la principal opción a seguir.

Por ejemplo, los empresarios cartageneros no tienen ninguna intención de ejecutar nuevos negocios en el exterior al finalizar el año. La misma respuesta se obtuvo en Ibagué, el 97,7 por ciento de los encuestados respondió que no tiene previsto nada con el sector externo, lo mismo respondió Cúcuta con un 93,9 por ciento y lo mismo se obtuvo en Bucaramanga el 91,8 por ciento de los encuestados negó la posibilidad de emprender negocios en el sector externo.

Sin embargo, pese al panorama desolador de una reactivación en el entorno económico Medellín es la ciudad donde el 27,2 por ciento de los industriales si considera factible arriesgarse a invertir en el exterior durante los últimos tres meses del año.

No hay mayor diferencia a la prioridad que debe tener el gobierno. para los empresarios las tasas de interés siguen siendo un problema. Seis de las 12 ciudades encuestadas consideran que el costo del dinero sigue afectando su desempeño de producción y ventas. Cartagena la ciudad que más se queja del problema con un nivel de respuestas del 34,9 por ciento, le sigue Cali con el 34,4 por ciento, y Bogotá con el 31,5 por ciento.

Para Manizales el contrabando es la mayor preocupación, así lo denotan las cifras de las respuestas. Ibagué por su parte indica que el principal lío que afronta su economía es la reforma económica del gobierno. Para Bucaramanga y Pasto las tasas siguen siendo el principal dolor de cabeza.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.