LA ANGUSTIA DE JONES

LA ANGUSTIA DE JONES

Cada vez que Chipper Jones llega a la caja de bateo deja ver su cachete izquierdo inflado, mientras se prepara para enfrentar el lanzamiento que llega de la lomita. El tercera base de los Bravos de Atlanta ha sido un terror para los lanzadores contrarios durante el año, con un promedio de .319.

27 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Y, aunque no ha recibido tanta publicidad como McGwire y Sosa, que pegaron más de 60 jonrones en el año, este hombre de 27 años, nacido en el pequeño pueblo de DeLand (Florida), inspira respeto a la hora de sacarla del parque, pues ha conectado 45 jonrones en el año.

En el bolsillo de sus pantalones del uniforme de Atlanta sobresale una caja circular, de la que saca tabaco para mascar durante los partidos. Esta es una de las costumbres más usadas en los pueblos sureños de Estados Unidos y, especialmente, por los beisbolistas.

Jones, que sigue fiel a sus raíces, no ha podido hacer mayor cosa en la Serie Mundial contra los Yankees de Nueva York. Ha conectado dos imparables y, para completar, no ha recibido ayuda de Ryan Klesko y Brian Jordan, los otros principales componentes de la ofensiva de los Bravos, que se han ido en blanco en los dos primeros juegos.

Anoche, en el tercer partido de la Serie Mundial, Jones esperaba ser más efectivo con el bate y que sus compañeros le dieran una mano. La tarea no era fácil, ya que los Bravos se enfrentaban en Nueva York a los Yankees, que les han anotado 11 carreras.

Una de sus esperanzas era Tom Glavine, el jugador más valioso del Clásico de Otoño del 95, que ganó Atlanta. Glavine, que no pudo jugar el primer encuentro de la Serie por estar con gripa, debería vencer al lanzador Andy Pettitte, de los Yankees, quien anoche trataba de desquitarse de la derrota que los Bravos le propinaron en 1996, cuando le conectaron siete imparables y le anotaron siete carreras. Esa fue la primera de las dos victorias de Atlanta en esa Serie Mundial, pero los Yankees ganaron cuatro seguidos y se llevaron el título.

Los neoyorquinos, impulsados por los buenos desempeños de Derek Jeter, que está bateando para .400 y lleva 15 juegos seguidos de play off con hit, intentaban anoche alargar a 11 su racha de triunfos en partidos de Serie Mundial.

Y mientras los Yankees trataban de quedar a solo un triunfo de ganar la Serie Mundial, Chipper Jones hacía lo posible por conectar de nuevo para darles esperanzas de triunfo a su equipo y a sus hinchas. Siempre, con el tabaco en la boca.

pie CHIPPER JONES, tercera base de los Bravos de Atlanta, ha conectado dos imparables contra los Yankees de Nueva York, que, hasta anoche, ganaban 2-0 en la Serie Mundial.

Lanzadores de esta noche Roger Clemens, de los Yankees John Smoltz, de los Bravos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.