TUCUMÁN EN RUINAS

TUCUMÁN EN RUINAS

El silencio arqueológico es diferente a los demás: se alimenta del paso de los siglos y transmite una sensación especial.

21 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Y esto es lo que se siente cuando uno recorre la antigua ciudad de los indios quilmes. La fortaleza está allí, escalonada, imponente y enmarañada. Es una auténtica fortificación que los aborígenes construyeron con inteligencia, de espaldas al viejo cerro tucumano Alto del Rey, pero mirando de frente al gran valle calchaquí.

Su historia es de siglos y han pasado casi 400 años de aquella dolorosa y sangrienta migración forzada, para trasladar a unos 2.000 de ellos a la ciudad de Buenos Aires, donde a orillas del Río de la Plata terminaron tristemente sus días. El último de los descendientes de aquellos que habían nacido en la comarca calchaquí, murió a fines del siglo pasado.

Es una historia de siglos. Cuando la visite, estará pisando el mismo suelo y tocando las mismas piedras en los que desarrollaron parte de su vida estos laboriosos y valientes aborígenes.

Una tribu de guerreros Hasta aquí se cree que llegaron unos 5.000 de ellos cruzando la cordillera de los Andes después de abandonar sus tierras en Chile para escapar del dominio incaico. También en este sitio desarrollaron su vida posterior enfrentando a los indios calchaquíes y luego, durante más de un siglo, guerrearon contra el conquistador español, aunque su libertad sólo pudo ser doblegada luego de un penoso sitio por hambre en l667, ordenado por el entonces gobernador Alonso Mercado y Villacorta.

También se sabe que los quilmes integraron una comunidad con un avanzado grado de organización. Basta decir que para levantar su pueblo urbanizaron más de 40 hectáreas. Allí desarrollaron en forma de terrazas escalonadas sus viviendas con habitaciones semisubterráneas, corrales, miradores y hasta un dique elevado en el propio cerro, para la provisión de agua.

El legado cultural Curiosamente los caminos interiores pasaban en muchos de sus tramos sobre los techos mismos de las viviendas.

La suerte quiso que fuera el incansable arqueólogo Juan Bautista Ambrosetti el descubridor científico de estas ruinas prehispánicas. Hoy se sabe que junto a la cría de llamas (ganado gracias al cual se abastecían de carne, lana y huesos para la fabricación de utensilios y herramientas) cultivaron papas, maíz, quinoa, ajíes, etcétera. De su legado cultural, se han rescatado numerosas piezas de cerámica y alfarería, tejidos y costuras de diverso tipo, exhibidos en el prolijo museo del lugar.

La antigua ciudad de los quilmes se encuentra sobre la ruta nacional 40 a l83 kilómetros de la capital tucumana, a 76 de la villa veraniega de Tafí del Valle y a sólo l7 kilómetros de la pintoresca Amaicha del Valle. Vale la pena llegarse hasta allí para palpar en el sitio esta historia de siglos construida en piedra. En las ruinas quilmes se escucha, patente, el silencio arqueológico.

Si usted va Cómo llegar El pasaje aéreo desde Buenos Aires hasta San Miguel de Tucumán, ida y vuelta, cuesta aproximadamente 240 pesos argentinos, con tasas e impuestos.

Desde la capital provincial parten ómnibus con tres frecuencias diarias hacia Las Ruinas de Quilmes, el pasaje cuesta 16 pesos argentinos.

Alojamiento Depende del programa de viaje; es posible alojarse en Tafí del Valle, Amaicha del Valle o en las cercanías de las Ruinas de quilmes (en este caso la única alternativa es en la estancia Los Chorrillos, que dispone de cancha de golf). Una habitación por persona cuesta entre 40 y 80 pesos argentinos, con desayuno incluido.

Consejo Aún en temporada de verano es conveniente llevar ropa de abrigo para las noches, que suelen ser frescas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.