RABIOSAMENTE OPTIMISTAS

RABIOSAMENTE OPTIMISTAS

Por qué no pierde Millonarios? La pregunta llega hasta el kilómetro 15 de la Autopista Norte. Allá, al lado de los cerros heridos de erosión, en la sede deportiva del equipo se notan las épocas de las vacas gordas en la tabla de posiciones. Son las 9 de la mañana y brilla el sol sobre los panorámicos de los carros estacionados frente al vestuario.

27 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Brillan, además, las risas de los jugadores: Bónner Mosquera y Héctor Burgues parecen niños peleando por un papel. Andrés López y Hans Schomberguer hablan de juegos para computador. Sus voces se escuchan a pesar del bullicio de los 25 chiquillos de los cursos de primaria del Colegio Germinar, del barrio Alamos Norte, que por sus buenas calificaciones pudieron conocer a los futbolistas.

No ha empezado la práctica y ya hay muchos periodistas, tantos como los que iban a la sede cuando el equipo se la pasaba limpiando el sótano de la tabla en las recientes épocas de Francisco Maturana y Jorge Luis Pinto. En cambio, hoy por la noche Millonarios jugará contra Tuluá, el puntero del Finalización, y si lo derrota lo superará en la clasificación y se asegurará su entrada a los cuadrangulares semifinales. Si no pierde, aumentará a 23 partidos su serie imbatible.

No me estoy lanzando Luis García, El Chiqui , el técnico del equipo, aparece metido en unos yines desteñidos y un chaleco cachemir de rombos, mientras del gimnasio salen carcajadas y chiflidos: como estudiantes de escuela en relajo, Roberto Vidales, Guillermo Rivera y Andrés Pérez, pasan un balón viejo sobre una tabla de las máquinas para ejercicios improvisada como red en un tenis-fútbol de cuatro metros cuadrados.

Afuera, mientras tanto, los periodistas le pican la lengua a García. Sus críticas al técnico de la Selección Colombia son una especie de lanzamiento para ocupar el cargo?, le preguntan: Quiero convocatorias justas... Soy un colombiano bien intencionado... No me estoy lanzando... . responde.

Por qué no pierde Millonarios? Los jugadores contestan con palabras como trabajo, humildad y actitud. Faltan diez para las diez y al preparador físico, Rafael Baracaldo, se le cae un chiste por su espeso bigote que bien puede competirle al de Horacio Serpa: Claro, dicen que el equipo tiene garra, actitud, sacrifico, voluntad... Ahora le llaman así a la preparación física . Las risas no paran.

A la cancha García ya está en ropa de combate: sudadera y gorra. A las 10 en punto comienza el entrenamiento. El césped está pulido. El aire huele a pasto recién cortado. La tarea del día consiste en media hora de trabajo físico con balón y media más de estrategias ofensivas. Hay otros treinta minutos de sudor: por un lado, los arqueros ensucian el saco; un grupo hace estiramientos musculares (los que serán titulares esta noche), y otro juega fútbol en campo reducido (los que estarán mañana, contra Alianza, en Lima, por la Merconorte).

Hay mucha gente viendo la práctica: pasan el ex árbitro Mario Canessa, el técnico Germán Basílico González, 15 reporteros y por lo menos veinte hinchas sonrientes. Todos están rabiosamente optimistas y sueñan con la estrella 14. Un italiano joven y pelo cenizo es presentado por Chiqui como un empresario Fifa. Su nombre, Doménico Delfino, no aparece en la página Internet de la entidad.

Manuel Villamil, el kinesiólogo, saluda con el brazo, pues sus manos están untadas de linimento. El olor penetrante del alcanfor hace que Bryan, el pequeño hijo de Alex Fernández, haga una mueca, y que Irina, la chiquitina de la señora de Alvaro Aponte, cierre sus dulces ojotes verdes. La familia azul se reúne en el kilómetro 15 de la autopista.

La práctica ha terminado y los jugadores, con pinta de paisanos, le cantan al médico Juan Carlos Galvis el Happy Birthday, y comen un trozo de torta de ciruelas. No paran las risas, no paran las bromas. Millos es un equipo que recuperó la risa y que cree en sí mismo.

Por que no pierde Millonarios? García dice que todos forman un equipo de amigos. Pero la respuesta obvia bien la pudo decir Baracaldo, con su humor al borde del mostacho: Millos no pierde, porque gana o empata...

Ficha técnica Torneo: Finalización.

Fecha: decimoséptima.

Estadio: El Campín.

Capacidad: 42.000 espectadores.

Hora: 8:30 p.m.

Millonarios (*): Burgues; Cardona, Cortés, Fernández y Martínez; Pérez, Mosquera, Rivera y Vidales; Jaramillo y Tílger.

Tuluá (*): Lotártaro; O. Díaz, Gutiérrez, E. Ortiz y Victoria; J. Martínez, C. Molina, Quintana, J.C. Martínez; Salazar y Marcio.

(*) Alineaciones probables Foto Felipe Caicedo / EL TIEMPO PARECE UN JUEGO de niños, pero no lo es. Guillermo Rivera (primer plano) el salvador de Millos el domingo pasado en Armenia, entrena para el juego de esta noche con Tuluá. Atrás, se ve el rostro del brasileño Lobinho...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.