LOS BUENOS TAMBIÉN MERECEN PANTALLA

LOS BUENOS TAMBIÉN MERECEN PANTALLA

Le dijeron loca. Cómo se le ocurre realizar un progra ma que se llame Todo el mundo es bueno en un país lleno de desgraciados como este? .

15 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

A Consuelo Cepeda no le importó y empezó a recorrer el país. Su búsqueda, consi deró, no era tan complicada como encontrar un trébol de cuatro hojas.

Y atrapó, con relatos do cumentales, las azarosas jor nadas de aquellos colombia nos que se enfrascan en lu chas aparentemente inútiles, pero que llevan tras de sí una profunda significación.

Así empezó a justificar su trabajo: retomó el orgullo de haber nacido en Colombia, no con discursos ejemplari zantes, sino con relatos sen cillos en los que se resalta el carácter de un pueblo, sus esfuerzos, valores y oficios.

Cuando Cepeda, periodista con 28 años de experiencia, propuso el programa partió de una certeza: Tenemos un país excepcional, no sólo desde el punto de vista geo gráfico y productivo, también contamos con el patrimonio más importante desde el cual una nación puede lograr los más ambiciosos objetivos: la calidad humana de sus gen tes .

En los más de 100 capítu los del programa, que en el momento no está al aire, pero en un mes volverá por Señal Colombia, han sido protago nistas los colombianos que tienen en común, aparte del tesón que se desarrolla tras el infortunio, su anonimato.

Por eso robó pantalla una mulata de la Costa Pacífica que todas las noches escapa ba sigilosamente hacia el mar para consolar las largas jor nadas de abstinencia con las que fondeaban los marineros.

Su objetivo era reunir unos pesos para criar con las me jores pompas- sin exagerar- a un bebé que abandonaron en el portal de su casa. Igualmente, un gay de las comunas de Medellín habló, como líder, de las posibilida des de paz en su barrio, de su oficio de estilista -mal re munerado-, pero útil porque le da tiempo para educar a los hijos de aquellos que sa len a trabajar. Y dejó dos sen tencias para reflexionar: Los pobres tienen derecho a verse bonitos y aquel que sea bonito no es malo .

Hace 15 años recorrió el país con Todos somos Co lombia, tiempo después tuvo que hacerlo para seguir el origen de las canciones con Maestros, y ahora, en Todo el mundo es bueno, sigue in sistiendo.

Por eso define al colombia no como un eterno soñador.

Por eso le duele que nos ale jemos de esa esencia. Nos hemos tornado en un pueblo pesimista, en muchos casos renegamos de nuestro origen, hasta el punto que grandes personajes abandonan el país; llegan incluso a desear no volver jamás .

Después de estar metida dos años en esta aventura mantiene la misma idea que un día sonó a locura: lograr que cada capítulo despierte en el televidente afecto, orgu llo y apego por el país que tenemos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.