CÁPSULAS DE EL TIEMPO HISTORIAS DE MARINEROS

CÁPSULAS DE EL TIEMPO HISTORIAS DE MARINEROS

Hace 48 años en teatro

28 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

En 1951, con 26 años, Enrique Buenaventura había abandonado su carrera de artes plásticas, el periodismo que había ejercido en el Diario del Pacífico, de Cali, y sus estudios de filosofía. Sin saber lo que sería de su vida se había ido a Venezuela con la compañía teatral de Francisco Petrone. El montaje de La muerte de un agente viajero lo había seducido. Buenaventura había descubierto el goce teatral. En Caracas y ante la disolución del grupo teatral, Buenaventura decidió aventurarse al mar en una nave griega: Me tocaba raspar la cubierta todo el día y pintarla con alquitrán . De ahí nacería la afición por las historias de piratería que aparecen en todas sus obras. Una tormenta lo hizo volver a tierra en Recife, Brasil. Allí conoció a una maestra de español que lo presentó con los teatreros de la ciudad. Buenaventura dirigió allí su primer montaje y se dedicó a la escena para siempre.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.