BANCO MUNDIAL INVESTIGA UN PRESUNTO TRÁFICO DE INFORMACIÓN A UN BANCO RUSO

BANCO MUNDIAL INVESTIGA UN PRESUNTO TRÁFICO DE INFORMACIÓN A UN BANCO RUSO

El Banco Mundial está investigando si un alto representante del gobierno ruso ante esa organización financiera internacional dio información confidencial y otra asistencia a un banco privado en Moscú.

22 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

El Banco Mundial comenzó su pesquisa después de que THE WALL STREET JOURNAL le dio copias de documentos que indicaban que Leonid Grigoriev, miembro de alto rango de la misión de Rusia ante el Banco Mundial en Washington entre 1992 y 1997, entregó a Inkombank, con sede en Moscú, recomendaciones sobre inversiones en el mercado de deuda y actuó como su enlace en Estados Unidos.

Inkombank fue uno de los mayores bancos de Rusia hasta que quebró el año pasado.

Grigoriev, de 52 años, es ahora el director de la Oficina de Análisis Económico, un centro de investigaciones moscovita costeado principalmente con fondos del Banco Mundial. ste reconoce haber prestado ayuda a Inkombank durante su permanencia de cinco años en Washington, pero niega haber dado información confidencial alguna o haber recibido pagos.

La pesquisa tiene lugar en momentos en que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) son objeto de fuertes críticas por sus políticas en Rusia. Sus detractores en el Congreso estadounidense y en otras partes han acusado a ambas organizaciones de hacer la vista gorda ante la corrupción en Rusia y de no seguir la pista adecuadamente al uso que el gobierno ruso daba a los fondos de asistencia. En relación con una amplia investigación sobre un presunto lavado de dinero por parte de los rusos a través del Bank of New York, agencias policiales de EE.UU. investigan si Inkombank operó de manera ilegal en EE.UU.

Uno de los documentos que el Banco Mundial revisó es un memorando de dos páginas, en ruso, clasificado como estrictamente confidencial , en el cual se afirma que proviene de Grigoriev y aparece una firma. Dirigido al entonces presidente del directorio de Inkombank, Vladimir Vinogradov, y trasmitido por fax a Ikombank a fines de 1993, el documento ofrece consejos de inversión en el mercado de deudas, basándose en lo que se describe como información interna sobre las intenciones del Banco Mundial y el FMI.

También predice que Inkombank obtendría una ganancia del 40% si invertía rápidamente US$10 millones en deudas morosas de la era soviética. Las ganancias provenientes de un trato de deuda anterior, señala el memorando, debían haber totalizado más de US$4 millones, menos mi modesta comisión de un 10% .

Dos semanas después de haberse escrito el memorando, y a tono con sus recomendaciones, Inkombank negoció una opción de compra a un plazo de seis meses sobre US$5 millones en deuda morosa, según una copia del contrato. No resulta claro si esta opción de compra se ejecutó.

Al enseñársele por primera vez una copia del memorando hace algunas semanas, Grigoriev dijo: No creo que se haya hecho nada al respecto . Agregó entonces que no tenía pericia en mercados de deuda, no podría haber ofrecido semejantes recomendaciones él mismo y que no recibió comisiones. La semana pasada, negó haber redactado el memorando.

Otro memorando enviado en febrero de 1994, también dirigido a Vinogradov por Grigoriev, pero no firmado, hace detalla los servicios de Grigoriev a Inkombank, incluyendo información relativa al mercado de deuda secundario. Grigoriev rehusó hacer comentarios sobre su contenido, o sobre el de otro memorando de octubre de 1993, firmado por él, en el que se pide que se depositen US$3.980 en una cuenta a su nombre en el Chemical Bank en Nueva York. No se pudo establecer contacto con Vinogradov para que hiciera comentarios.

Grigoriev, ex profesor de economía del elitista Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú, dijo que Inkombank puede haber cubierto pequeños gastos para transporte pero nada más, y negó cualquier conflicto de interés.

Era un mundo completamente nuevo. Todos nos conocíamos , dijo Grigoriev. Era como una guardería. Todos teníamos poca experiencia. Cualquier ruso en el extranjero tenía la causa moral de ayudar a la economía del mercado emergente. Todo el mundo estaba tratando de crear un nuevo país, nuevas instituciones.Todo el mundo estaba intentando de ayudar al negocio a entender lo que ocurría en el mundo .

Andrei Bugrov, director ejecutivo de Rusia en el Banco Mundial y el ex jefe de Grigoriev, pidió la investigación interna después de que le fueran mostradas copias de los documentos. Dijo que los hechos tienen que ser establecidos, y tenido que haber un debido proceso para ellos . No obstante, añadió, si Grigoriev aceptó el pago de Inkombank mientras trabajaba en el Banco Mundial, está bastante claro para mí que es un conflicto de interés. Es una práctica que no está permitida, y no se tolera aquí en absoluto. Si estos hechos hubieran surgido en el que momento que tenían lugar en 1993, hubiera tenido que abandonar la oficina al día siguiente .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.