CUANDO EL PARCHE JUGANDO

CUANDO EL PARCHE JUGANDO

Domingo Acosta y Mauricio Valencia son dos líderes naturales del barrio Porvenir, que veían como una calle de su barrio se convertía en un metedero de droga, pensaron que la mejor manera de recuperarla, era volviéndola el campo deportivo, del cual carecen.

01 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Se dieron a la tarea de organizar un campeonato de banquitas uniendo sectores mal llamados ollas con barrios pobres pero con mucho respeto por los demás.

Así convocaron a los habitantes de San Gregorio, 20 de Julio, El Gaitán, San Marcos, Simón Bolívar y Porvenir, para buscarle hacerla honor a su barrio, un mejor porvenir para sus jóvenes.

Así reunieron a los mechudos , el parche , Juan Diablos , las pitufas y las soñadoras . Con 16 equipos de mayores, 8 de juveniles y 6 de mujeres, realizan hace un mes el evento más noble y real de paz que se pueda jugar por ese objetivo.

Aquí está prohibido el vicio y la pelea o el robito, vinimos fue a jugar y es así como nadie protesta o pone problema. Aquí tenemos de todo pero el fin es el deporte y que la comunidad y las autoridades se den cuenta que necesitamos un polideportivo , comentó familia Valencia, uno de sus promotores y único juez por que le hacen caso y no le forman problema.

La cancha la ubicaron en una calle con muy mala reputación, que quisieron recuperar, entre el viejo molino Colombia y el parqueadero El Porvenir. Esos lotes de engorde y nosotros necesitando un pedazo para jugar y que no nos den mala fama por el sector , afirma Domingo que se encarga de echar ojo y no permitir consumo indeseable en el sector.

Arnulfo Duarte, un comerciante que patrocinó alas pitufas , considera que solo estos eventos sacan a los muchachos de tanto vicio, necesitamos una canchita para la juventud, somos un buen barrio paro si la autoridad no ayuda, en cualquier sector se ubican los mallando y lo dañan .

El campeonato terminará el próximo 10 de octubre con una marcha de pañuelos blancos y quedará como recuerdo, la apuesta, la unión de los irreconciliables y la calidad de estos jugadores y jugadoras que merecen una oportunidad en las selecciones deportivas, porque la única olla que conocen es la falta de empleo y oportunidades.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.